16 de Noviembre de 2018

Opinión

El ave Fénix, Alonso Ancira y el Presidente

Alonso Ancira es uno de los empresarios más polémicos del país. Aún carga con una deuda millonaria en dólares que está pendiente de liquidarse desde 1999.

Compartir en Facebook El ave Fénix, Alonso Ancira y el Presidente Compartir en Twiiter El ave Fénix, Alonso Ancira y el Presidente

Hace cinco años entrevisté a Alonso Ancira, presidente de Altos Hornos de México (AHMSA), en sus lujosas oficinas de Monclova. Allí me contó por primera vez sobre el Proyecto Fénix. Recuerdo que, mientras soltaba una bocanada de humo de su Cohiba, me dijo que “se llama así, porque es como el ave fénix, que renace de sus cenizas”. 

En aquel momento sus cálculos eran invertir unos 850 millones de dólares (mdd) en minas y en la acerera, para aumentar 40% la producción de la empresa.

Hoy, él y el presidente Enrique Peña Nieto están cortando las cintas de esta obra que terminó acumulando una inversión total de 2 mil 300 mdd y que tuvo muchas interrupciones en el camino. 

Esta ave tuvo que renacer como cuatro veces hasta ver finalmente la luz.

Alonso Ancira es uno de los empresarios más polémicos del país. Aún carga con una deuda millonaria en dólares que está pendiente de liquidarse desde 1999 y que sigue resguardada por la anterior Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos. En aquel momento sumaban 2 mil mdd, y era la suspensión de pagos más grande de toda Latinoamérica (¿a cuánto ascenderá ahora?).

La mayor parte de la deuda era por inversiones para modernizar las operaciones de Altos Hornos. Según el propio Ancira, entró en suspensión de pagos por una caída muy brusca de los precios internacionales del acero. Con Banamex, Bank of America y Bancomer, como los principales tenedores de estos papeles, comenzó hace 14 años una de las batallas más intensas entre una empresa privada y el sector financiero. Fue uno de los empresarios en la lista negra de Vicente Fox. 

Ancira vivió muchos años ‘autoexiliado” en Israel y regresó al país terminada la Presidencia de Fox. Allá dejó un negocio muy rentable: ni más ni menos que las Minas del Rey Salomón. Él fue el responsable de refuncionalizar estas bíblicas instalaciones en medio del desierto israelí que son hoy una de las mayores fuentes de cobre entre Europa y Asia. Esto le valió muchos ceros en su cuenta bancaria y la amistad incondicional del ex presidente Shimon Peres. 

Fuentes cercanas a AHMSA afirman que ya están muy cercanos los acuerdos para liquidar aquella deuda millonaria con los fondos que hoy la tienen a su cargo. 
Solo que (otra vez) con los precios internacionales del acero a la baja, no es el mejor momento para cobrarle deudas a la mayor siderúrgica mexicana. 

¿Alguna vez renacerá esta otra ave fénix? Sí, la de la deuda… 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios