22 de Septiembre de 2018

Opinión

El bullying, fábrica de psicópatas

Según expertos que analizan el bullying o acoso escolar, este fenómeno de violencia física y psicológica..

Compartir en Facebook El bullying, fábrica de psicópatasCompartir en Twiiter El bullying, fábrica de psicópatas

Según expertos que analizan el bullying o acoso escolar, este fenómeno de violencia física y psicológica es considerado como una fábrica de sicópatas, porque las personas que de niños o jóvenes hacen daño a sus compañeros, en muchos casos durante su etapa adulta se volverán delincuentes.

El problema no se circunscribe a quienes ejercen el bullying, sino también a las víctimas, puesto que estos últimos se convierten en suicidas en potencia o en victimarios de otras personas cuando son mayores de edad.

Según el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, el fenómeno del acoso escolar pone en riesgo que nazcan y se reproduzcan sicópatas en potencia y grado. La gravedad de este problema radica en que si tenemos niños sicópatas, es porque la sociedad también lo es de alguna forma y lo tenemos que evitar. 

Un ejemplo brutal del enorme daño que provoca el acoso escolar entre las comunidades escolares, lo representa el hecho de que por ejemplo, en Estados Unidos, de 13 millones de estudiantes, 160 mil dejan de acudir a la escuela para evitar ser agredidos. 

En México no hay una cifra exacta, pero es posible que el número de alumnos que deciden no volver a clases sea también muy alta, de ahí la necesidad de que las autoridades educativas, padres de familia y maestros, busquen soluciones a corto y mediano plazo.

Los casos de acoso escolar que registran los medios de comunicación representan un mínimo porcentaje del universo de agresión en el que están inmersos miles de estudiantes desde educación básica, hasta media superior y superior, aunque el acoso escolar es más recurrente entre estudiantes de primaria y secundaria.

Y a pesar de que haya menos casos en la preparatoria, no significa que el problema deba ser minimizado y enseguida explicaremos la razón: la violencia en este sector educativo suele ser más peligrosa, debido a que los alumnos que lo practican muchas veces recurren amétodos más crueles, llegando al extremo de cometer homicidio.

Es más difícil que un niño de 12 años lastime físicamente a un compañero hasta llegar al asesinato, pero de igual manera, la violencia física y sicológica que conllevan las agresiones, contribuyen a crear un estado de ánimo deprimente entre las víctimas, quienes sufrirán las secuelas toda su vida si no son atendidos por especialistas, para que puedan recobrar sus niveles de bienestar. 

Según los estudios de la UNAM, los adultos que cometieron acoso escolar cuando fueron niños hoy ejercen violencia intrafamiliar; se sabe además que los alumnos víctimas de bullying, muy probablemente caerán en una relación violenta y abusiva.

Antes fue su compañero de escuela, al paso del tiempo la víctima será su pareja, más adelante, los hijos seguirán reproduciendo ese mismo sistema, sea en una parte, en la contraparte o en ambos roles. Se ha visto: soy víctima, tengo a mi victimario, pero después yo soy, a mi vez, victimario de otra, refiere el estudio.

El problema del acoso escolar en México está muy relacionado con la enorme desigualdad social que caracteriza al país, al alto grado de violencia, a la tolerancia y la discriminación que se sintetiza en 98 por ciento de impunidad de los delitos y falta de sanción social ante el clasismo, el sexismo y el racismo.

Se deben atacar los síntomas que se crean en nuestra sociedad, en la que impera la corrupción, la falta de castigo para quienes desde el poder cometen delitos, lo que a su vez se traduce en ejemplos grotescos de exaltación de los delincuentes a través de corridos, libros y últimamente con marchas a favor de un narcotraficante como si fuese un héroe.

Una sociedad que hace apología de los delincuentes es una colectividad enferma, capaz de cometer las más crueles patologías en contra de sus integrantes considerados débiles (discapacitados, indígenas, homosexuales), hasta llegar a escenarios de violencia cada vez más crueles y degradantes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios