19 de Diciembre de 2018

Opinión

El bullying y la crueldad infantil

En 1954, el escritor inglés William Golding publicó una perturbadora novela que conmocionó a la sociedad...

Compartir en Facebook El bullying y la crueldad infantilCompartir en Twiiter El bullying y la crueldad infantil

En 1954, el escritor inglés William Golding publicó una perturbadora novela que conmocionó a la sociedad y que aún hoy en día es material de estudio concienzudo para los alumnos de psicología. La llamó “The Lord of the Flies” (El Señor de las Moscas). 

En esta horripilante historia se narra el abandono de un grupo de niños en una isla desierta luego de un accidente. Sin la supervisión de los adultos, lentamente, los propios niños comienzan a llevar a cabo su propio experimento social. 

Inmediatamente se establecen castas y se erigen líderes. La podrida pero impresionante cabeza de un jabalí muerto y lleno de moscas es erigida como su “Dios”. Los conflictos normales entre infantes que en la escuela no pasan de tirarle el postre del almuerzo al otro en la mochila, lentamente, sin la adecuada acción catalizadora y persuasiva de la mirada de los adultos se transforma en una violencia sin control que termina en varias muertes. 

La principal tesis de Golding con su libro (hay un filme de 1963 y un remake de 1990) es que el carácter intrínseco de algunos infantes es la crueldad innata al no tener aún encima el peso moralizante de la sociedad por causas propias de la edad. Lo único que inhibe a los menores de llevar su crueldad, o el bullying como su manifestación más burda, a niveles graves es la mirada desaprobadora de los adultos. Es una teoría muy controversial pero que a mí me parece adecuada. 

Tuve la oportunidad de ver el filme de 1990 junto a algunas madres que se levantaron desconcertadas de sus asientos y una de ellas me reconoció más tarde que la imagen de su hijo (que hoy en día es un tierno y amoroso médico) matando un indefenso gatito sin el menor atisbo de compasión, la trasladó a lo que podría ser capaz de hacer si no tuviera la chancla de la madre a punto de volar a su cabeza cada vez que se salía del huacal. 

No creo que sea posible el fin del bullying o de sus consecuencias más funestas, como fue la del menor asesinado en Tamaulipas esta semana, sin el control férreo de los padres y maestros. 

La labor de propaganda en las escuelas y en los medios locales no es suficiente, los menores tienen que permanecer el 100% del tiempo bajo control y las personas a cargo de este control deben estar capacitadas para detectar la más mínima señal de acoso para neutralizarla de inmediato sin consecuencias extramuros. La labor propagandística debería ser a los padres para que detecten e identifiquen las señales de sus vástagos que están siendo víctimas de acoso o agresión.

PS: La proyección del PIB de este año bajó a 2.7%, resulta inconcebible que, con los signos de recuperación económica mundial que estamos viendo, nosotros nos vayamos abajo. Esto es el resultado de la nefasta y terrorista política hacendaria de esta administración y de lo inadecuado y mal dirigido que está el gasto público…

[email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios