El celular... arma de doble filo

Utilizado como instrumento laboral nos hace ser más eficientes, pero en un descuido puede llevarnos al otro lado.
|

El teléfono celular tiene dos lados, el positivo, cuando es usado como herramienta de trabajo y comunicación y el negativo, que es cuando le dedicamos tiempo en exceso a atenderlo y dejamos otras actividades por estar atentos a él. 

No me cabe la menor duda de que, utilizado como instrumento laboral, nos hace ser más eficientes logrando estar enterados de todo lo que sucede en nuestras empresas y lugares de trabajo, inclusive, optimizando nuestra velocidad de respuesta para ciertos asuntos. Sin embargo, en un descuido puede llevarnos al otro lado, y en ciertos momentos lograr distraernos en demasía de nuestras labores cualquiera que éstas sean. Te menciono 5 cosas que pierdes, si eres de los que están en el lado negativo:

1.- Tiempo.- En definitiva el primero en la lista, sobre todo en tu trabajo. Llegas a usar más tu tiempo para atender el teléfono que el tiempo que le dedicas a tus labores. Entiendo si lo usas para pasar el rato de espera de un vuelo en el aeropuerto, pero no se justifica para lo demás.

2.- Enfoque.- Otra pérdida es la de atención, el estar disperso debido a la atención que te ocupa estar atendiendo el aparato. Puedes perder el hilo de una plática, de una instrucción o de algún reporte o formato que estés llenando, lo cual te causaría tener errores al realizarlo.

3.- Respeto.- Cuando estás en una junta, curso o clase, atendiendo a una persona, pero, sobre todo, 'escuchando', es de muy mala educación prestar atención a otra cosa. Una auténtica falta de respeto hacia los demás. Pero el que pierde ese respeto eres tú en esencia.

4.- Momentos.- Perdernos un atardecer o un amanecer, algún momento específico que pensemos es hermoso o para recordar; preferimos tomarle una foto o un video para subirlo a las redes sociales, antes que disfrutarlo nosotros mismos. Algunos son únicos e irrepetibles, qué mejor que disfrutarlos en persona.

5.- La vida.- No sólo me refiero a la vida en sí, como distraernos y ocasionar un accidente que nos lleve a la muerte; cuando hagamos un resumen de lo que ha sido nuestra vida, nos daremos cuenta de que la perdimos literalmente por atender el celular.

La vida pasa frente a nosotros y así se nos va. La convivencia familiar y de amigos se pierde por esta enfermedad. ¡Analízalo!