23 de Febrero de 2018

Opinión

El más grande

Lo más grandioso de la literatura de no ficción es situarnos en el lugar de los hechos sin que notemos la mano, la argucia y la malicia del autor..

Compartir en Facebook El más grandeCompartir en Twiiter El más grande

'Era un tipo tan rápido que cuando apagaba el interruptor de la luz en su cuarto de hotel ya estaba en la cama antes de que el cuarto estuviese a oscuras', solía decirme mi padre repetidas veces cuando parafraseaba a Alí, el Muhammad, su gran ídolo. Y tal vez a fuerzas de escucharlo tantas veces durante mi niñez, adolescencia y aún hoy en mi madurez, el mito se fue contagiando irremediablemente. Pero sé que no soy el único…

1971. Norman Mailer publica 'King of the hill' en una época cuando los boxeadores de peso completo realmente se encontraban 'En la cima del mundo'. Su libro, novela o reportaje, no es otra cosa que una crónica donde aborda los entretelones del llamado combate del siglo, la mejor pelea de la historia: Alí Vs Frazier. ¿El campo de batalla? El Madison Square Garden. La pelea que he visto por internet e imaginado muchísimas veces a través de relatos de personas que la vieron por televisión en su momento se me presentó de una forma rica y emocionante al recorrer las líneas de ese otro peso pesado de las letras norteamericanas que fue Mailer. Más afín a mis gustos que Capote, uno de sus amigos y enemigos contemporáneos.

'En la cima del mundo' no sólo es una crónica deportiva o literaria, también es un ensayo que desbroza temas como el ego, el contexto sociocultural e histórico de la época, así como el mundo pugilístico tanto arriba como abajo del cuadrilátero, pues su técnica pone contra las cuerdas a cualquier periodista o narrador al hacer uso de distintos puntos de vista y un concienzudo trabajo documental para dar voz a todos los involucrados en el asunto. Lo más grandioso de la literatura de no ficción es precisamente eso: situarnos en el lugar de los hechos otorgándonos asientos de primera fila sin que notemos la mano, la argucia y la malicia del autor. Y Mailer lo logra con acierto, sin que esto signifique que él no participe como protagonista, ya que astutamente inserta sus comentarios y juicios de valor cuando es necesario a manera de un narrador-testigo.

Después de esta elaborada estructura en la cual se va construyendo el suspenso –como si uno no supiera en qué termina la pelea- llega el clímax del libro, donde cuenta y deconstruye el más grande pleito deportivo del siglo XX y uno se siente protagonista, ora Frazier lanzando golpes, ora Alí recibiéndolos y escabulléndose por entre las cuerdas. Pero el mayor mérito del libro es que es una épica histórica y legendaria que no desmerece en lo absoluto los relatos sobre Alejandro Magno, con el agravante de que no trata de la gloria ni del poder físico, sino de la voluntad que hizo de uno y otro el mejor libra por libra en el ring, aunque fuera únicamente por una sola noche de hace más de 40 años. Un fugaz momento sin que nadie supiera quién fue el más grande.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios