El nuevo comunicador

Los futuros comunicólogos la tienen difícil, pues la actualidad exige el dominio de redes sociales e internet, así como programas de edición como Photoshop, Indesign, Flash, Ilustrator, etc.
|

En busca de lograr el mejor perfil del comunicador actual, del 1 al 3 de octubre pasados se realizó en la ciudad el III Encuentro Nacional de Directores y Coordinadores de Escuelas y Facultades de Comunicación en la Universidad del Mayab con la participación del Consejo Nacional para la Enseñanza de las Ciencias de la Comunicación (Coneicc).

En el evento hubo conferencias y talleres en los que destacaron temas como el periodismo en la era digital, la responsabilidad social, así como las orientaciones demasiado técnicas o demasiado teóricas de las escuelas de comunicación en el país, en busca de insertarlos en un cada vez más reñido y pequeño mercado laboral, o para realizar investigación en el área.

Respecto de lo anterior, los futuros comunicólogos la tienen difícil, pues la actualidad exige el dominio de redes sociales (cada día surgen nuevas y cada vez más especializadas) e internet, así como programas de edición como Photoshop,  Indesign, Flash, Ilustrator, etc., para poder integrarse a un trabajo en los medios masivos de comunicación, así como la constante revisión de las formas y variedades (electrónicos, impresos, audiovisuales, visuales) de los mass media existentes. 

La investigadora Blanca Chong López, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Coahuila, presentó un estudio sobre las deficiencias de “actitud” de los nuevos egresados en el campo de la comunicación, como la falta de compromiso, responsabilidad y hasta mala redacción y ortografía. 

En Yucatán, se indicó, la universidad sede del evento es la única que tiene reconocida la Licenciatura en Comunicación por el Coneicc, que tiene afiliadas solamente a 74 instituciones educativas de todas las que existen en México.

El campo y alcance de la comunicación es grande y es necesario crear consensos para encaminar a los futuros comunicadores, que como los doctores, una vez egresados deberán continuar formándose en la vida real.