19 de Octubre de 2018

Opinión

El nuevo Fobaproa

Nos llevó 20 años recuperarnos del Fobaproa, y ahora serán otros 20 años para saldar la deuda de la CFE y Pemex.

Compartir en Facebook El nuevo FobaproaCompartir en Twiiter El nuevo Fobaproa

En el marco del trabajo legislativo en materia energética que se está dando en el Congreso de la Unión, ha salido a la luz una deuda millonaria de Pemex y CFE.

Estas paraestatales han acumulado pasivos laborales en pensiones y jubilaciones por casi dos billones de pesos, cifra equivalente al 12% del PIB, y que ahora se pretende trasladar para incorporarlo como deuda pública del gobierno en el próximo Presupuesto de Egresos de la Federación, con el objeto de sanear las finanzas de las paraestatales. 

En el plano local, el quebranto  en el Isstey representa una cantidad de más de dos mil millones de pesos, cifra que equivale al 7% del presupuesto anual del Estado y es superior al presupuesto total anual del Ayuntamiento de Mérida.

Esto no es un asunto menor, estamos ante problemas financieros serios que inevitablemente impactarán negativamente en el desarrollo y bienestar de todos los ciudadanos, considerando que:

1. Los pasivos laborales de los trabajadores del sector público, tanto a nivel federal como local, representan una gigantesca deuda pública que amenaza la estabilidad económica del Estado.

2. Esta deuda es consecuencia de los errores, fracasos y actos de corrupción de funcionarios públicos, así como de los privilegios, excesos y abusos de líderes sindicales.

3. Esta enorme deuda caerá nuevamente sobre los hombros de todos los mexicanos que día a día luchan por llevar a sus hogares el sustento familiar, mientras que los ahora millonarios funcionarios y líderes sindicales responsables de este grave daño a las finanzas públicas siguen gozando de plena libertad sin que hasta hoy se les haya castigado.

4. Nos llevó 20 años recuperarnos del Fobaproa, y ahora serán otros 20 años para saldar esta deuda. Mientras en el país sigan reinando la corrupción y la impunidad no habrá forma de que México pueda aspirar a crecer y desarrollarse. Si no se toman medidas de fondo, si los gobernantes siguen protegiéndose unos a otros y coludiéndose con líderes corruptos, estamos condenados a seguir siendo un país donde imperen la pobreza y la violencia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios