13 de Diciembre de 2018

Opinión

El partido de López Obrador

Antes, crear un partido era simple. El reto era obtener 2% de los votos, pero los partidos le sacaban la vuelta a través de las coaliciones.

Compartir en Facebook El partido de López ObradorCompartir en Twiiter El partido de López Obrador

Un partido político es un lucrativo negocio. Las prerrogativas del IFE para 2013 serán de 3 mil 710 millones; el partido con menos recursos será Movimiento Ciudadano con 268 millones. Además, los partidos recibirán recursos para campañas a cargo de los órganos electorales estatales. Pero lo más importante es que los partidos tienen virtual monopolio para acceder al cargo público.

Antes, crear un partido era simple. El reto era obtener 2% de los votos, pero los partidos le sacaban la vuelta a través de las coaliciones. Con la reforma de 2007 cambió la situación y ahora, aunque exista coalición, los votos se computan por partido, ya que en la boleta deben aparecer las siglas de cada uno de los coaligados. Lo que ha movido a los tres grandes partidos no ha sido la transparencia, sino dificultar la formación de nuevos partidos y que los existentes desaparezcan, hecho bien recibido por no pocos dado el desprestigio de muchas de estas organizaciones. Ahora los partidos solo pueden crearse cada seis años y solo pueden solicitar registro las agrupaciones políticas nacionales formalmente registradas en el IFE.

Después de la elección de 2006 López Obrador se mostró a disgusto con el partido que lo arropó y del que fue dirigente. En 2009 se sirvió del PT y Convergencia para ganar asientos en la Cámara de Diputados y éstos para salvar el umbral de 2% de los votos. López Obrador se cansó de utilizar y ser utilizado, ahora ha resuelto formar su propio partido. Ebrard, con la mira en 2018 lo ha desafiado y ha dicho que en 2015 se conocerá el partido que represente realmente a la izquierda: el PRD o Morena.

De siempre, López Obrador ha dado muestra de habilidad para sumar votos; así ocurrió desde que fue líder nacional del PRD y las veces que ha sido candidato. Es un hecho que podrá cumplir con las exigencias del registro, pero no queda claro qué lugar tendrá en las elecciones federales intermedias. Por lo pronto Morena se lanza a la caza de almas, las que mañana serán votos, prerrogativas y también candidaturas, tarea a realizar no solo en los santuarios naturales del lopezobradorismo, también donde cada seis años crece y desaparece.

Twitter: @berrueto
 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios