17 de Diciembre de 2017

Opinión

El populismo Vs. la República

Ante la brillante exposición de Gloria Álvarez en el parlamento de la juventud no queda más que reconocer la vigencia de su discurso en el estado mexicano

Compartir en Facebook El populismo Vs. la RepúblicaCompartir en Twiiter El populismo Vs. la República

Ante la brillante exposición de Gloria Álvarez en el parlamento de la juventud no queda más que reconocer la vigencia de su discurso en el estado mexicano. Expone en su tesis que quizás el populismo sea la causa de los problemas sociales, de seguridad y de la descomposición de las instituciones en nuestro país.

El problema con el populismo es que desmantela y comete “crímenes atroces” en contra de las instituciones, al reescribir constituciones (se está refiriendo exactamente a las reformas constitucionales) como “antojos” de los líderes políticos del momento. 

El populismo es “el atajo con el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible, aprovechándose de la miseria de la gente, dejando fuera absolutamente toda la razón y la lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesidad para sencillamente imponer una dictadura perfecta. 

Frente al problema del populismo se debe rescatar el modelo original de la República de los “griegos”; el modelo político de la República es el remedio contra los vicios del populismo. Es la que realmente garantiza la institucionalidad del Estado. Uno de los problemas más grandes del populismo es que genera expectativas falsas en la gente a partir de “inventar” derechos.

La democracia degenera en populismo cuando Utiliza la desesperación de la población, es decir un líder populista utiliza la desesperación para ofrecerle una solución rápida a los  problemas de la población, y en lugar de invitar a la reconciliación, aviva la lucha de clases.
Se vende como un salvador a cambio de los votos y el apoyo del pueblo, quienes, desesperados por su situación, lo aceptan como tal. Juega con la necesidad de los pueblos para imponer una dictadura, anulando la dignidad de las personas, porque es una postergación de la pobreza, de la ignorancia y de mantener a los pueblos sometidos bajo la ilusión de que sólo los bienes materiales son los que importan a la hora de votar

Debemos rescatar en nuestros parlamentos (congresos) el respeto por el debate de ideas con argumentos, razón y lógica, y no dejarse llevar por las ciegas pasiones que despierta el populismo de partidos.

En los parlamentos ya no se intercambian ideas, ya la razón y la lógica han perdido la importancia que deberían tener, ya no hay un respeto por el argumento, por dejar fuera las falacias, y los líderes populistas anulan toda la razón y toda la lógica argumental  levantando pasiones. La otra cosa que le hace el populismo es que anula la dignidad de las personas, las hace sentir que no son capaces ni dignas de gobernar su propia vida, y que necesitan de un líder que les maneje absolutamente todo, para poder salir adelante.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios