20 de Septiembre de 2018

Opinión

El regreso de Ahumada el corruptor

El autor de los videoescándalos, el desprestigiado empresario Carlos Ahumada regresó a la escena pública mexicana ahora para reclamar al PRD 200 millones de pesos.

Compartir en Facebook El regreso de Ahumada el corruptorCompartir en Twiiter El regreso de Ahumada el corruptor

Recién, el autor de los videoescándalos, el desprestigiado empresario Carlos Ahumada regresó a la escena pública mexicana —guarecido en su originaria Argentina— ahora para reclamar al PRD 200 millones de pesos; su estrategia es simple: comenzar una campaña mediática para presionar a las autoridades judiciales e influir en el resultado de su litigio.

Se trata de un simple chantaje, nada extraño en su modus operandi. A propósito de su anterior regreso a la escena pública con un libro, en este espacio se escribió el 10 de mayo de 2009:

“Nuevamente, Carlos Ahumada vuelve a la carga y nos recuerda en su libro la podredumbre que caracteriza a la política y los negocios en México y que él encarnó, como nadie, cuando en un acto de soberbia y prepotencia infinitas destapó los videoescándalos pensando que iba a quedar impune —como hasta entonces— de una más de sus viles acciones de chantajista y extorsionador.

“En un fallido intento por hacerse víctima de una conspiración producto de la lucha por el poder entre el panismo foxista y el perredismo de López Obrador, el dueño de Grupo Quart se exhibe tal cual es: como un empresario corrupto e inmoral que no tiene empacho en utilizar el poder del dinero para conseguir —a la mala— millonarios negocios de los hombres del gobierno, sea éste panista, priista o perredista”.

Ahora, Ahumada Kurtz pretende enarbolar como bandera un derecho de réplica que en ningún momento le fue negado, pues nunca faltaron voceros a su servicio que se encargaron de difundir su versión de una historia llena de chantajes, verdades a medias y un cinismo rampantes; a grado tal que pretendieron hacerlo pasar como un preso político, cuando en realidad se trata de las aventuras de un negociante trinquetero que, por desgracia, puede seguir en libertad por la incapacidad de las procuradurías de justicia del DF y del gobierno federal.

Una lectura somera del texto del Señor de los Videos es suficiente para concluir que el actuar de Carlos Ahumada no resiste el más simple análisis ético, moral y legal, pues con sus propias argumentaciones el acusador prueba que es tan culpable como a quienes acusa de corruptos, transas o criminales, ya que, al mismo tiempo, confiesa cómo con su torcido proceder se aprovechó de la debilidad de las instituciones políticas y de gobierno gracias al poder corruptor del dinero obtenido con toda suerte de “malas artes”.

Al parecer, lo dicho entonces aplica también en esta ocasión, porque hablando de Carlos Ahumada se trata de la misma rata, nomás que revolcada.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios