21 de Octubre de 2018

Opinión

El retorno de Mario Villanueva

El ex gobernador será deportado de Estados Unidos, para reanudar su calvario en nuestro país...

Compartir en Facebook El retorno de Mario VillanuevaCompartir en Twiiter El retorno de Mario Villanueva

El ingeniero chetumaleño Mario Ernesto Villanueva Madrid reanudará hoy su travesía tan repleta de tensiones y sufrimiento desde sus últimos meses como gobernador de Quintana Roo, cuando el 27 de marzo de 1999 –nueve días antes de entregar el poder a Joaquín Hendricks Díaz– burló el cerco de agentes federales para esfumarse en Mérida, hasta ser capturado en las cercanías de Cancún a fines de mayo de 2001.  

Desde entonces el ex gobernador priista no sabe lo que es la libertad, esa libertad que disfrutó en la cumbre del poder a partir del cinco de abril de 1993, gobernando con mano dura y populismo a una entidad con oposición de caricatura donde sus menores deseos fueron satisfechos por un ejército de incondicionales.

Mario Villanueva será deportado de Estados Unidos, para reanudar su calvario en nuestro país. Porque aquí tiene que seguir purgando una condena de 22 años con siete meses por fomento al narcotráfico y lavado de dinero.

La familia de Villanueva pretende pedirle al presidente Enrique Peña Nieto que le permita seguir purgando su condena en prisión domiciliaria, por los delicados problemas de salud del hombre de más de 68 años que ha manifestado una envidiable fortaleza anímica en condiciones de pesadilla, porque otros se derrumbarían con la quinta parte de su intenso y prolongado castigo con olor a escarmiento.

El ex gobernador chetumaleño tendrá que soportar una nueva etapa de tensiones porque el gobierno federal ha sido implacable desde que el presidente Ernesto Zedillo dio luz verde a fines de 1998 para desatar una cacería nunca antes vista contra un político, ya que fue linchado y sentenciado como protector del narcotráfico.

Mario Villanueva seguirá soportando en nuestro país un duro camino, el más complicado para un político mexicano en muchas décadas. Y con él se demuestra que nuestra justicia es endemoniadamente selectiva, porque ha sido frenada en otras circunstancias y cuando hay involucrados otros personajes. Pero así es la política a la mexicana.

Radilla quiere ponerse la Verde

En otro tema, Israel Hernández Radilla pretende abandonar el PRI para probar suerte en el Verde Ecologista, donde lo ven por recelo por haber sido uno de los consentidos del ex gobernador Roberto Borge.

Hernández Radilla ya confirmó que en el PRI no hay presente, mucho menos futuro, por lo que pretende ponerse la verde. Pero difícilmente los del partido del tucán lo dejarán pasar, porque sus antecedentes son tan negativos y de dominio público.  

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios