16 de Diciembre de 2018

Opinión

El secuestro de la red social

Las redes sociales en México son una muestra de los avatares que sufre nuestra democracia política...

Compartir en Facebook El secuestro de la red socialCompartir en Twiiter El secuestro de la red social

Las redes sociales en México son una muestra de los avatares que sufre nuestra democracia política, donde gana quien más hace “ruido” y no quien tenga la razón. 

Mucho se ha dicho sobre los intentos para coartar la libertad de expresión en internet, tanto en México con la “Ley Telecom”, como a nivel mundial con ACTA y SOPA; o de las medidas más “en tiempo real” como bloquear el acceso a la red en caso de “emergencia”. Sin embargo, estas medidas son insulsas comparadas con la principal ley mordaza: lo políticamente correcto, y el secuestro de la opinión por parte de “bots” y “trolls”. 

Twitter, Facebook, Google+, Instagram y Vine, están cayendo en la autocensura y la falsa política del bien común, situación que además de negar la libertad de expresión, causa un problema para los medios y periodistas que no estén atentos al comportamiento caprichoso de las redes sociales. En estos servicios es sencillo hacer pasar un interés particular por uno social y transformar una mentira en realidad con “pruebas” que trastocan un acontecimiento sin relevancia en una historia fácil de vender. 

Estos casos se pueden encontrar en los “trend topics” o “hashtags”, donde con sólo incluir un par de palabras clave se entra al remolino de datos de una búsqueda en las redes; para un periodista desconectado de los nuevos medios de difusión, le resulta “interesante” el amplio número de “tweets” o entradas en Facebook sobre el mismo tema: una burbuja informativa tendenciosa pero muy atractiva para contar una historia argumentándola con las muletillas “con base a” o “de acuerdo a”. 

La política en internet es víctima de las malas prácticas disfrazadas de modernidad, al grado que algunos partidos, agrupaciones y medios optan para falsear información en las redes sociales. Acá es donde entran los “bots”, falsos usuarios dedicados a difundir y repetir hasta el cansancio las acciones de sus grupos. Para el periodista, detectar estas falsas cuentas es sencillo: las personas detrás de ellas no interactúan, y al hacer clic en las ligas de sus “tweets” llevan al mismo mensaje o a una búsqueda con cientos de usuarios repitiendo lo mismo en tiempo récord. También en esta fauna están los “trolles”, que en muchas ocasiones son funcionarios de baja monta o ciudadanos utilizados para insultar y dañar la imagen de quienes no se plieguen a sus intereses. Estos usuarios se diferencian de los “bots” en que sí interactúan y responden a quien les increpa.

Nuestra misión como periodistas es no dejarnos engañar por el “monstruo” informativo que crean las redes sociales, sino ser crítico y certero para saber dilucidar la realidad de entre el caudal de internet. Rescatar de la desinformación a los usuarios y con ello, utilizar la oportunidad que la red representa para consolidar nuestra labor. 

@nefmex

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios