21 de Junio de 2018

Opinión

El SME, Snowden, Evo, Tuca y Chuletita

Pobre Snowden, tantas revelaciones y ni siquiera el juez Garzón quiso representarlo, por temor quizá a que no lo dejen entrar a Disneylandia

Compartir en Facebook El SME, Snowden, Evo, Tuca y ChuletitaCompartir en Twiiter El SME, Snowden, Evo, Tuca y Chuletita

La caída del sátrapa de Egipto, casi tan estentórea que la caída de la estatua del sátrapa de Azerbaiyán en Chapultepec, no me generó tanto entusiasmo como el anuncio de que Martín Esparza de que a lo mejor, posiblemente, el sindicato que atinadamente dirige está pensando si existe alguna probabilidad de que los trabajadores del SME abandonen el bloqueo de Bucareli. Pero como el distinguido líder juega con nuestros sentimientos, al poco tiempo anunció que la iban a pensar, que guardáramos el confeti, que se organizarían asambleas para ver qué onda.

Como era el aniversario 130 de Kafka, me pareció que todo tenía cierta coherencia. Y eso que me encontraba atrapado en el furioso embotellamiento de la zona del Palacio de Covián donde, mientras shovía y shovía, me sentía como Evo Morales, acosado aeropuertariamente por el imperialismo yanqui. Aunque, pensándolo bien, la experiencia religiosa era más próxima a la de Snowden que, atrapado en el aeropuerto de Moscú , aguarda a que alguna alma caritativa lo saque escondido en la cajuela, como el dipu Godoy entró a San Lázaro.

Pobre Snowden, tantas revelaciones y ni siquiera el juez Garzón quiso representarlo, por temor quizá a que no lo dejen entrar a Disneylandia. Bueno, ni el papaloy abogado del funcionario del Ferrari, Xavier Olea, se apuntó. Ni siquiera Yoani Sánchez, defensora de las causas de la democracia, salió en su defensa. Mejor se retrató con dos baluartes del humanismo y el pensamiento libertario, Calderón y Aznar.

Como sea, a lo mejor no es tan mala idea que los electricistas se queden para siempre frente al café La Habana, ganándose el aprecio de quienes por ahí laboran o tienen su negocio o tienen la dicha inocua de vivir por ahí.

Digo, no puede ser peor que estar como el químico Granier en espera de ser llevado a Tabasco vía terrestre. O sea, está bien que el hombre se dió vida de hijo de Robero Deschamps a costillas de sus paisanos, pero al menos le podrían evitar la pena de un viaje tan fatigoso al edén donde le espera un linchamiento peor que el de don Genaro, el señor de los gongorismos. No sean gachos, mándenlo por VivaAerobús.

Sí, aunque Osorio Chong les resuelva todo su pliego petitorio, que creo incluye la idea de que Chuletita Orozco se vaya al Real Madrid, que ahí se queden porque como dice el Tuca Ferreti de quienes lo critican, nomás los están chin... y chin... 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios