14 de Diciembre de 2018

Opinión

Elba, breve historia

El periódico El Mundo, de Madrid, tituló “La líder sindical más poderosa de México, acusada de delincuencia organizada”...

Compartir en Facebook Elba, breve historiaCompartir en Twiiter Elba, breve historia

El periódico El Mundo, de Madrid, tituló “La líder sindical más poderosa de México, acusada de delincuencia organizada”, y citó que “la Secretaría de Hacienda detectó en diciembre pasado, cuando comenzó la administración del presidente Enrique Peña Nieto, un depósito bancario de una suma muy elevada que le llevó a detectar en el sistema financiero el desvío de recursos sindicales para hacer pagos personales de Gordillo”.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), nació en 1943. Su primer secretario general fue Luis Chávez Orozco, quien renunciaría dos años después. Le seguirían Gaudencio Peraza, Jesús Robles Martínez, Manuel Sánchez Vite, Enrique W. Sánchez.

A este último le tocó lidiar, en 1955-58, con el Movimiento Revolucionario del Magisterio, comandado por Othón Salazar, líder de la sección 9, quien promovió un paro de labores que obligó al presidente Ruiz Cortínez a conceder un aumento salarial de 18.75% a los maestros.

La dirigencia nacional del SNTE intentó en vano deponer el liderazgo de Othón Salazar. Entonces, el gobierno de Ruiz Cortínes lo mandó detener bajo los cargos de disolusión social.

Mediante un golpe de fuerza, presuntamente auspiciado por el presidente Luis Echeverría, el 22 de septiembre de 1972 arribó al poder del SNTE Carlos Jonjitud Barrios y con él Vanguardia Revolucionaria.

Desde esa posición al servicio del poder presidencial, Jonjitud Barrios construyó una amplia red de intereses y una importante cuota de poder, que incluyeron la titularidad del Issste, gobernador de San Luis Potosí, senador.

En 1989, unos meses después de que iniciara el mandato el 1 de diciembre de 1988 de Carlos Salinas de Gortari, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), nacida en 1979 como sector opuesto a la dirigencia de Vanguardia Revolucionaria en el SNTE de Jonjitud Barrios, demandaba cien por ciento de aumento salarial y democracia sindical.

Jonjitud Barrios desestimó en todo momento las crecientes movilizaciones de la CNTE y dijo sentirse confiado, sobre todo “porque mantengo relaciones cordiales con el Presidente”, pero a finales de marzo medio millón de maestros sobre los que no tenía control habían parado. Salinas anunció el 16 de abril un incremento salarial de 10%, rechazado. Y entonces adoptó medidas coercitivas, que incluían sanciones a los maestros paristas que no se presentaran a las aulas.

El domingo 23 de abril Carlos Jonjitud fue llamado a Los Pinos. Al salir a las 13.30 horas, Jonjitud Barrios anunció su renuncia a los cargos de presidente nacional de Vanguardia Revolucionaria y de asesor permanente del comité ejecutivo nacional del SNTE.

Así, el poder hacía a un lado al líder vitalicio del magisterio, una de las cabezas del corporativismo sindical y considerado un obstáculo para la modernización educativa. Al paso de las horas se enteró de que su renuncia no era la única. El gobierno estaba decidido a deponer también al secretario general Refugio Araujo del Angel.

Al enterarse, Jonjitud Barrios acusó al gobierno de Salinas de violentar la autonomía sindical y se propuso organizar la resistencia. Tomarían las oficinas de la SEP, bloquearían carreteras y realizarían un paro nacional.

No se lo permitieron. La noche del mismo 23 de abril de 1989 Araujo del Angel fue llamado a la Secretaría de Gobernación, y a la salida de una prolongada reunión con Fernando Gutiérrez Barrios, anunció que solicitaría una licencia por tiempo indefinido a su cargo como secretario general del CEN del SNTE.

La madrugada del lunes 24 fue convocada a Gobernación la maestra Elba Esther Gordillo Morales, entonces delegada del Departamento del Distrito Federal en la Gustavo A. Madero.

Fue nombrada secretaria general para concluir el período 1989/1991 de Araujo del Angel. Jonjitud había bloqueado a Elba Esther el arribo a ese cargo en 1986 y en 1988.

Gordillo Morales había desarrollado una corta pero eficaz carrera política en el PRI. Como diputada federal contestó el V informe de gobierno de Miguel de la Madrid.

En su primer discurso al frente del magisterio se deslindó de Vanguardia Revolucionaria. “Ya no está”, dijo. Y llamó a la formación de un amplio frente donde caben todas las corrientes. Ese 24 de abril más de 200 mil personas, convocadas por la CNTE llegaron, al Zócalo para celebrar jubilosos la caída de Jonjitud, pero no el ascenso de Elba Esther, a la que consideraron ilegítima y nombrada en la oscuridad de la madrugada en forma antiestaturaria. (Lea más de este y otros temas en http://www.enbocaspalabras.com.mx/).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios