20 de Septiembre de 2018

Opinión

Empresario calladito... se ve más bonito

Jamás compartas tus estrategias con nadie, son parte de tu desarrollo y crecimiento.

Compartir en Facebook Empresario calladito... se ve más bonitoCompartir en Twiiter Empresario calladito... se ve más bonito

Es curioso cómo algunas empresas y empresarios carecen de comunicación con el resto de su equipo de trabajo, o simplemente tienen problemas para transmitir una idea determinada para hacerla funcionar en su empresa. Pero, por otra parte, nuestra cultura nos impide guardarnos secretos y tal parece que cuando descubrimos el hilo negro, queremos que el mundo entero sepa que la idea o estrategia del éxito en nuestra empresa ha sido nuestra.

Por el contrario, deberíamos actuar para esas situaciones siendo un poco más reservados, sobre todo por el nivel de competencia que tenemos hoy  día. Para lo cual te dejo 5 cosas que nunca debes compartir con nadie, más allá de tus clientes y tu equipo de trabajo:

1.- Estrategias.- Jamás compartas tus estrategias con nadie, son parte de tu desarrollo y crecimiento para lograr tus objetivos principales en la empresa.

2.- Debilidades.- Comentar de qué pie cojeas es como decirle a tu competidor que sus estrategias y tácticas vayan enfocadas a derribarte por completo y causarte el mayor daño posible.

3.- Fortalezas.- Pregonar tus fortalezas es tan malo e innecesario como hacerlo de tus debilidades, con la diferencia de que tu competencia podría usar eso mismo en tu contra y exhibirte o ayudarse ella misma a fortalecer aún más esas partes similares a ti y destronarte.
 
4.- Metodología.- Lejos de tu sistema personal, tus procesos y procedimientos pueden ser la diferencia entre el cumplimiento de un objetivo y tus respectivas metas o morir en el intento. Creados por ti o por algún consultor independiente, forman parte de tu desempeño en el logro y cumplimiento de ventas, costos, gastos, posicionamiento, entre otros.

5.- Conocimiento.- Pórtate celoso de tu conocimiento, pues a partir de él eres, serás y estarás en el lugar que te corresponde. La gestión del conocimiento no tiene precio.

Recordándote que los puntos anteriores sólo los apliques en la calle con desconocidos, y nunca con tus clientes y tu equipo de trabajo, que, dicho sea de paso, te lo agradecerán de forma infinita, pues nadie más que ellos queda beneficiado con el posicionamiento de tu empresa en el mercado.

Aunque se lea egoísta, estas cosas compártelas con amigos, no “enemigos”. Recuerda que: Empresario calladito… se ve más bonito.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios