25 de Septiembre de 2018

Opinión

En el mar, la vida es...

Los daños como manchas, arrugas, flacidez, lesiones premalignas y cáncer, se debe al 80% de la radiación de toda la vida en la piel.

Compartir en Facebook En el mar, la vida es...Compartir en Twiiter En el mar, la vida es...

La repetición es la base del conocimiento y éste a su vez del cambio y me refiero al efecto del sol  sobre la pie, porque ya en otra ocasión nos hemos referido a estos conceptos que  deberían ejercer un cambio en nuestros hábitos  cotidianos de exposición al sol,  pero más aún  en esta temporada de vacaciones en la que se dispone de tanto tiempo libre, así como de la estancia en la playa, costumbre tan arraigada en la cultura Yucateca 

El sol es una  fuente de energía que permite la vida en este planeta, la radiación que logra filtrarse através de la atmosfera es la luz visible que forma el arco iris, la infrarroja que produce el calor y la ultravioleta (UV) que es la que afecta importantemente a la piel y se divide en 3 tipos la UV A, la UV B y la UV C, ésta última no logra atravesar la atmosfera, la UV A  tiene un efecto mas profundo en la piel, se relaciona con el bronceado, el daño crónico de la piel y el cáncer, atraviesa el cristal; La UV B no atraviesa el cristal, tiene un efecto más superficial en la piel y se asocia al daño agudo, como las quemaduras y el enrojecimiento de la piel; la UV A está presente todo el día con la misma intensidad; la que se va modificando durante del día es la UV B que es mas intensa de las 10 a las 16 horas. 

Actualmente existe un índice de radiación UV que es informado junto con el pronóstico del tiempo en cada área geográfica, para evitar la exposición en este horario. En los primeros 21 años de la vida ya se ha acumulado el 80% de la radiación de toda la vida en la piel y por lo tanto el daño irá apareciendo en los años subsecuentes como manchas, arrugas, flacidez, lesiones premalignas y cáncer, de ahí la importancia de insistir tanto en la protección solar en la edad escolar en la que se pueden prevenir las alteraciones que aparecerán en la edad adulta

La protección debería iniciarse evitando la exposición en el horario de mayor intensidad, procurando el uso de ropa que cubra la mayor parte de la piel y que incluya  sombrero y lentes -la ropa seca protege mas que la húmeda- y  en los ojos  la R UV puede producir cataratas. Finalmente el protector solar que debe ser de un factor de 30 o mayor, en una presentación adecuada para cada edad, en jóvenes, geles, emulsiones o lociones por la piel seborreica y en los adultos cremas para una mejor lubricación; la cosmeticidad es determinante en el apego de su uso, el protector solar cuando se aplica una vez al día es sólo para tranquilizar la conciencia, pues debe reponerse cada 3 horas o 2 si se está expuesto al sol, para  una adecuada protección, que debería empezar a partir de los 6 meses de vida, las nubes solo filtran el 10% de la R UV.

Más vale un gramo de prevención que toneladas de curación para que la vida en el mar siga siendo más sabrosa.

PD: Don Juanito finalmente atravesó la línea de meta del maratón de su vida ejemplar. Descanse en paz.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios