19 de Septiembre de 2018

Opinión

En los albores de la Semana Santa

Previo al preludio de la conmemoración anual cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret...

Compartir en Facebook En los albores de la Semana SantaCompartir en Twiiter En los albores de la Semana Santa

Previo al preludio de la conmemoración anual cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, fue un período de intensa actividad política que enumera los pasos y rezos que estuvieron dando los correligionarios partidistas dentro de las diversas confesiones al interior y al exterior de sus banderías.

Dio comienzo también el ordenamiento constitucional de la nueva Ley Electoral y finalizó con la instalación del INE en sustitución del IFE, a ocho días del Viernes de Dolores a fecha de  los variables cambios en los institutos electorales de los Estados, entre marzo y abril del 2015, ya que depende del calendario electoral.

La Semana Santa viene precedida de las fiestas de Carnaval, e inició la Cuaresma, que finaliza en la Semana de la Pasión y Crucifixión de Jesús y culmina con la Vigilia Pascual el Domingo de Resurrección, destacando el inicio de las procesiones de los representantes de los institutos políticos en el Estado en la preparación del ciclo electoral federal por los boletos al tren de San Lázaro que culmina a mediados del 2015.

La política del patio entrará en una fase decisiva cuyo corolario estará inevitablemente influido por la crisis económica que se viene padecido, desde luego, por el modo como los quintanarroenses sorteen lo que habrá de venir a consecuencia de la reprobada situación inflacionaria que se cierne sobre el conglomerado social.

 Será el año 2015 de la redefinición de los procesos electorales en los tres (uno por definir) distritos federales de Quintana Roo para el cambio en las curules de los 500 diputados en el Palacio Legislativo de San Lázaro, en donde espera el presidente Peña Nieto contar con la mayoría priísta, y con quienes les acompañen como pluris o electos del Verde y del Panal.

Ese proceso intermedio federal experimentará un barajeo inexorable, en el cual entrarán en juego asuntos de todo orden, -y desorden-, incluyendo los ideológicos y apasionamientos, que seguramente derivarán en la configuración de nuevas realidades hacia el interior del color y calor de las banderías contendoras.

El PRI, por su parte, también encarará un fuerte debate en el que no habrá temas ausentes del liderazgo y la estrategia que deberán seguir en adelante, para ello, estarán en el tintero del partido tricolor, José Luis Toledo, Mauricio Góngora y Freddy Marrufo, donde también tendrán un espacio privilegiado en la decisión en torno a la elección por quienes aspiran en plan de ser nominados a las elecciones locales para Gobernador en el 2016. 

Aunque todavía falta mucho tiempo para la medición de los momios en la carrera electoral del hipódromo político, los escarceos preliminares ya se han iniciado y las señales indican que se presentarán en escena episodios muy ajetreados, tanto en los polos del norte, Cancún, Tulum y Riviera Maya, como los orgullosos centros de población maya de Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Lázaro Cárdenas, también en las islas, Cozumel, e Isla Mujeres, lo mismo que en el pacífico sur, Chetumal y Bacalar que, en suma, conforman el Estado de Quintana Roo.

Todo cuanto ocurra en el transcurso de estos próximos dos años sumará o restará las aspiraciones de entre los grupos que, en el campo del Revolucionario Institucional, el equipo tricolor pueda consolidarse como el de mayor peso en influencia político-electoral.

En el pancracio de Acción Nacional y en el redondel de lidia del Sol Azteca, con la asistencia de los partidos “satélites” afines en sus esquinas y burladeros, continuarán bregando a contracorriente para seguir consolidándose en los segundos y terceros lugares dentro de cada terreno del estadio del coliseo político estatal, en donde ya les soltaron los leones a cristianos y a los demonios, más si van de la mano juntos otra vez.

                Regresa al Congreso la Ley de Ordenamiento Social a revisión

El presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, José Luis Toledo Medina, dio a conocer que se estaría comenzando con el análisis y observaciones de la Ley de Ordenamiento Social en Quintana Roo y descartó la posibilidad de que vayan a dar marcha atrás y no se aplique en la entidad.

Señaló que la Ley de Ordenamiento Social ya fue regresada al Congreso del Estado por la Consejería Jurídica del Gobierno del Estado para su revisión, y posterior aprobación.

El legislador refirió que se reunió con el titular de la Consejería Jurídica, Raúl Labastida Mendoza, para analizar las observaciones que se hicieron del ordenamiento.

Comentó que una de las más importantes, que quizá se elimine, es la obligación de quienes pretendan realizar una marcha o movilización de notificar previamente a las autoridades.

Precisó que las autoridades no autorizarían que se llevara a cabo la marcha, sino simplemente se les tendría que informar.

Aclaró que con la nueva ley no se prohíben las marchas como algunas personas y grupos pretenden manejar y tampoco contraviene lo establecido en la Constitución Política de México, en relación a la libre manifestación de los ciudadanos.

Toledo Medina dejó en claro que respetan los comentarios negativos que se han hecho de esta ley aunque aseguró que son mucho más los positivos y el respaldo que ha tenido.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios