18 de Septiembre de 2018

Opinión

Encuestocracia

Los encuestadores de Mendoza Blanco y Asociados están batallando bastante para realizar un trabajo objetivo...

Compartir en Facebook EncuestocraciaCompartir en Twiiter Encuestocracia

Los encuestadores de Mendoza Blanco y Asociados están batallando bastante para realizar un  trabajo objetivo que permita a esa casa encuestadora predecir con alguna certidumbre un resultado de la jornada electoral del próximo 7 de julio en el municipio Benito Juárez, Cancún, gobernado por el PRD.

Varias jóvenes que fueron contratadas para levantar encuestas refieren que oponen mayor resistencia a responder las preguntas los electores de estratos sociales más elevados y, en cambio, la gente de menores recursos está más dispuesta a colaborar y a decir abiertamente cuáles son sus preferencias, sobre todo cuando les ponen a la vista los modelos de boletas electorales sin valor, pero que son exactamente iguales a las que se usarán durante la jornada electoral.

En general, indican, se palpa un clima de desaliento por promesas incumplidas por otros candidatos en elecciones recientes y que son repetidas por los nuevos aspirantes, a lo que el electorado que tiene memoria, porque sus problemas no han sido resueltos, reacciona con rechazo a cualquiera de los candidatos. Eso por un lado. 

Por el otro, se observa un hartazgo del público por tanta publicidad política. Entonces, rechazan los cuestionarios porque consideran que los estudios pueden ser tendenciosos y la interpretación de los datos a conveniencia de determinados intereses. Este no es un problema privativo de este momento ni es exclusivo del municipio de Benito Juárez.

En junio del año pasado se hizo estudio global acerca de este tema que arrojó 70 por ciento de rechazo a los sondeos de las casas encuestadoras de nuestro país.

Una gran parte del clima de desconfianza hacia las encuestadoras se debe a que en los últimos dos años los resultados comiciales han sido muy distintos a los pronosticados, lo que desde luego ha mellado el prestigio, pero sobre todo la credibilidad de esas empresas.

Los estudiosos del tema dicen que los electores son cada vez más escépticos frente a esas empresas, sobre todo cuando no obtienen respuestas satisfactorias acerca de quién paga esas encuestas y, por ende, los intereses que están detrás de los sondeos. (Lea más de este y otros temas en www.enbocaspalabras.com.mx).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios