21 de Enero de 2018

Opinión

Ese Ipad que yo tiro, no lo vuelvo a levantar

Los que no se aburren son los chicos del PAN, pues cada vez que suben una iniciativa, me los batean, pobrecitos.

Compartir en Facebook Ese Ipad que yo tiro, no lo vuelvo a levantarCompartir en Twiiter Ese Ipad que yo tiro, no lo vuelvo a levantar

Si tuvieran un poquito de dignidad, es lo que los diputeibols tendrían que haber dicho cuando se desató el escándalo de las aplicaciones millonarias y los iPads gratis patrocinados por Telmex en pleno debate por la reforma a las telecomunicación que es como la de Herodes pero con must carry & must offer incluido.

Digo, entendiendo que los mexicanos acepten puñaladas siempre que sean gratis, el cuerpo legislativo tendría que haber resistido la tentación y cuando mucho haber pedido unas enchiladas suizas a costillas del ingeniero, luego de devolver esos artefactos del diablo Jobs. Digo, con sus dietas y vales de despensa cualquier diputado podría financiarse un grupo de autoayuda que yo te autoayudaré, para conseguirse estas cosas digitales para ver porno, jugar Angry birds o chatear con sus amantes bandidos durante las aburridas sesiones del Congreso.

Los que no se aburren son los chicos del PAN, pues cada vez que suben una iniciativa, alguna intención sacada del calderonismo pando, me los batean, pobrecitos. Por ejemplo, en la ley de víctimas nomás no pelaron las herencias de Jelipillo y menos las del ex inspector Poiré que no Poirot.

Como sea, es claro que más vale iPad en mano que cientos volando, hubiera sido aleccionador que la diputadiza dejara abandonados esos artilugios comprometedores con el mismo aire digno con el que Obama dejó varada su Bestia cuando ya no quiso arrancar en Israel.

Pero no, querían tuitear al mismo tiempo que le rendían culto a los poderes fálicos, digo fácticos, aprobando leyes y reformas con la velocidad con que jugadores del Atlas iban a cobrarle al IMSS incapacidades que no necesitaban. Todo en la tradición mexicana de hacer montajes como García Luna Productions con férulas y yesos para conseguir la dicha inicua de cobrar sin trabajar.

Pensándolo bien, quizá estos personajes en su mayoría del tricolor, a los que, tristemente, muchos acusan de traidores al espíritu de la nueva ley en telecomunicaciones cuando en realidad le están haciendo un bien al pueblo. Y es que ya con el acceso a la televisión por cable ¿quién diantres querría aventarse la programación de Televisa y Tv Azteca, a menos que tengas el síndrome de Estocolmo? No tiene la culpa el iPad sino el que lo hace compadre.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios