21 de Octubre de 2018

Opinión

Ese tono no nos gusta

En muchas ocasiones es la forma en que las personas nos dicen las cosas lo que nos provoca molestia...

Compartir en Facebook Ese tono no nos gustaCompartir en Twiiter Ese tono no nos gusta

Se contradice frecuentemente una opinión, mientras que en realidad es solamente el tono en que se nos ha presentado el que no nos es simpático. F. Nietzsche

En muchas ocasiones es la forma en que las personas nos dicen las cosas lo que nos provoca molestia, no es necesariamente el fondo sino la forma de transmitir las ideas. 

En el derecho se dice que la forma es fondo, muchos de los actos jurídicos están revestidos de formas especiales para que tengan validez. Por ejemplo: el matrimonio para que sea válido necesita de llevarse el acto en forma de rito. Sin él, carecerá de validez.

¡Si aplicamos esta rigidez del derecho a la vida común, es importante destacar que el ser humano al vivir en sociedad necesita de formas adecuadas para poder interactuar con otros. Entre estas formas está el dialogar correctamente con nuestros semejantes. Hay veces en que la única diferencia entre dos personas que dialogan es la forma de llevar al cabo el diálogo. Pueden estar de acuerdo con el fondo del tema a tratar, pero si existe una mala forma de intercambiar ideas, se puede llegar a pensar que se está en contra del planteamiento formulado. Esto  no necesariamente es así, se puede estar de acuerdo con el fondo del tema, pero la forma puede echar a perder ese fondo.

Un buen dialogante deberá quitar todo aquello que pueda generar algún obstáculo para un buen entendimiento. En ciertas ocasiones, es la energía de los dialogantes que se interpone entre ellos, no necesariamente la cuestión de fondo. Simplemente los dialogantes no generan una buena sinergia. Como se dice vulgarmente, no todas las personas tienen “buena vibra”. Hay algunas que chocan entre sí. Se dice vulgarmente que es su “karma” o que “las chacras” no están bien alineadas.

Por eso, para que un diálogo sea fructífero tendrán que haber condiciones óptimas para lograrlo. Es más fácil convencer a una persona, cuando existen condiciones idóneas para llevarlo al cabo. Hay que generar un marco adecuado para convencer al otro. Incluso hay quienes sugieren que para lograr esos objetivos, una “buena mesa” puede ayudar a conseguirlo. Hay que generar un ambiente de optimismo si se quiere lograr esa ansiada sinergia.

Debemos de tener cuidado, en ocasiones la forma de decir o transmitir las ideas puede generar antipatías, no obstante de estar de acuerdo con el fondo del asunto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios