14 de Diciembre de 2018

Opinión

Esperando el aumento

El SNTE ya entregó a la SEP un pliego petitorio que incluía peticiones del tipo salarial y laboral.

Compartir en Facebook Esperando el aumentoCompartir en Twiiter Esperando el aumento

Después de la desilusión que se llevaron los maestros y otros trabajadores de la educación al recibir en días pasados una mínima parte de lo que en realidad debería ser por el incremento a sus prestaciones, a unos cuantos días de celebrarse el “Día del Maestro” todos esperan ansiosos el anuncio presidencial que les comunicaría oficialmente los porcentajes del incremento correspondiente a este año. 

Aunque odiado por todo el mundo, el liderazgo de Elba Esther Gordillo todavía sigue vigente en el corazón del magisterio, sobre todo cuando de las negociaciones salariales se trataba, pues nadie olvida fácilmente que logró correr el incremento a meses anteriores a mayo y con retroactividad al primero de enero de cada año.

Su habilidad a la hora de sentarse a la mesa a negociar no sólo se limitaba al manejo de las cantidades de dinero, pues allí mismo se fraguaban futuras alianzas y apoyos políticos para el mandatario en turno, además de lo que sacaba con los gobiernos estatales. Hoy todo eso quedó sepultado en la misma fría celda donde ella espera paciente el indulto presidencial. 

Para este año, la reforma educativa le dio un giro nuevo a la negociación del magisterio, la obsesión de centralizar al sector educativo obliga a establecer un único acuerdo con la parte sindical a fin de homologar las prestaciones para los trabajadores que en los últimos años se habían dispersado hasta rayar en la inequidad y el caos general.

Previendo este nuevo modelo, el SNTE ya entregó a la SEP un pliego petitorio que incluía peticiones del tipo salarial y laboral, además de incluir demandas de prestaciones generales para todo el país.

Con la negociación única se matan dos pájaros con la misma piedra, ya que los maestros de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas no podrán chantajear a sus gobiernos locales y deberán terminar de tajo las afectaciones a la educación de los niños y jóvenes, además ya no tendrán sentido los mítines y plantones en la capital.

Ante lo inevitable sólo queda adecuar la transferencia de los recursos que actualmente administra el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB) para que puedan aterrizar sin riesgo a la cartera del FONE, que se encargará de pagar la nómina nacional del magisterio a partir de enero del próximo año. Desde estas líneas mando mis mejores deseos y felicitaciones a todas las madrecitas que mañana disfrutarán de un día muy especial.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios