15 de Octubre de 2018

Opinión

Están servicios de salud en terapia intensiva

La Secretaría de Salud del estado (SESA) se encuentra en un estancamiento inaceptable desde que el médico chetumaleño Rafael Alpuche Delgado tomó las riendas de la dependencia...

Compartir en Facebook Están servicios de salud en terapia intensivaCompartir en Twiiter Están servicios de salud en terapia intensiva

La Secretaría de Salud del estado (SESA) se encuentra en un estancamiento inaceptable desde que el médico chetumaleño Rafael Alpuche Delgado tomó las riendas de la dependencia, mostrando en su gestión un nulo interés por ofrecer a la población una adecuada atención. 

Las quejas de los quintanarroenses en salud son muchas y muy sentidas, que van desde la mala atención que se ofrece en los hospitales generales, carentes de personal y de recursos, hasta la falta de médicos en los centros de salud, donde los enfermos tienen que realizar un viacrucis que empieza desde las cuatro de la mañana si desean ser atendidos.

El desempeño de Rafael Alpuche causó el hartazgo en los habitantes de la comunidad Francisco Villa, perteneciente al municipio capitalino, que cansados de ser tratados como gente de segunda, sin derecho a la salud, bloquearon la vía Chetumal-Mérida para ver sí así, el galeno a cargo de SESA les hacía caso. 

El asunto es que desde hace tres años vienen solicitando que les construyan un Centro de Salud en la comunidad, y siempre les han dicho que sí pero no les dicen cuándo.

Las promesas al aire del galeno Alpuche causaron el malestar de los pobladores de Francisco Villa que decidieron tomar esta medida, drástica sin duda, que perjudicó a cientos de conductores y transportistas.

Finalmente el titular de Salud, no dio la cara y envió al director de la Jurisdicción Sanitaria Número Uno, Ariel López Contreras, a apaciguar el fuego, lo cual logró al comprometerse con los habitantes a que dentro de dos semanas se iniciaría la obra de un cubículo de atención médica para la pequeña comunidad.

Y más vale que la SESA les cumpla, porque ya vieron de lo que es capaz la gente cuando se cansan de esperar, y cuando dejan de confiar. 

El problema en Francisco Villa no es el único descuido de Rafael Alpuche; en la misma capital las carencias y los malos tratos a los pacientes son el pan de cada día.

Muchos hemos sido testigos de las largas colas que se forman desde las primeras horas de la madrugada a las puertas de los Centros de Salud, sin embargo decenas de pacientes se quedan sin atención a pesar de llegar muy temprano.

Pude presenciar el caso de una anciana de más de 70 años que llegó al Centro de Salud de la colonia Proterritorio poco antes de las 6 de la mañana, pero ya había mucha gente en la cola.

A ella le urgían unos análisis, y grande fue su sorpresa cuando a las 6:30 el empleado del Centro de Salud repartió sólo 25 fichas, y ella era la número 26. Sin tocarse el corazón, le solicitó que regresará al día siguiente. “Pero llegue temprano abuelita”, le dijo rayando en el cinismo.

Esos y muchos otros problemas, a Rafael Alpuche no le quitan el sueño. Pero las cosas andan muy mal en todo el sector salud, ya que las delegaciones del IMSS e ISSSTE reclaman un golpe de timón porque sus titulares son la raíz del problema, independientemente de los males que han acumulado tales instituciones a lo largo de décadas.

En el IMSS, el delegado Jorge Río Pérez se dedicó a la buena vida y, como Chetumal no era una ciudad a su “altura”, trasladó su despachó a Cancún desde donde ha dejado caer a los  hospitales del Seguro Social en el total abandono.

Por su parte, Héctor Tovar Santos ha tenido una administración para el olvido en el ISSSTE, donde su único trabajo visible ha sido aparecer en dos o tres eventos públicos y nada más. 

La atención médica en la dependencia que se encarga de cuidar la salud de los burócratas y demás empleados estatales es peor que pésima. Con las horas contadas para ser echados de sus posiciones, Jorge Río y Héctor Tovar están más preocupados en empacar sus maletas y ver que se pueden llevar, que en atender los crecientes problemas de las instituciones a su cargo.

El Sector Salud agoniza en Quintana Roo por culpa de la criminal negligencia de sus titulares.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios