16 de Agosto de 2018

Opinión

Exprimen a automovilistas

Sin decir agua va, en la dirección de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública aumentaron al doble el costo de las licencias de conducir...

Compartir en Facebook Exprimen a automovilistasCompartir en Twiiter Exprimen a automovilistas

Sin decir agua va, en la dirección de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública aumentaron al doble el costo de las licencias de conducir a partir de noviembre, medida arbitraria que provocó sorpresa y enojo en los automovilistas del municipio capitalino.

Astutamente, este grosero incremento se detonó justo un mes antes de la temporada decembrina, cuando más personas realizan sus trámites para obtener o renovar su licencia, sobre todo aquellos que se dedican al servicio público o a la conducción de camiones de carga, que son quienes han resentido más la puñalada al bolsillo.

Y es que hasta el pasado mes de octubre el costo de las licencias por dos años partía de los 84 pesos para motociclistas hasta 210 pesos para la de chofer, mientras que la de cinco años iba de los 210 pesos para conductores de motocicleta, hasta los 524 pesos.

Pero iniciando noviembre, los ciudadanos se llevaron tremendo susto al ver que los precios se elevaron en un 100 por ciento, obligándolos a desembolsar mucho más dinero por este necesario documento.

Por dos años, un motociclista ahora tiene que pagar 168 pesos y un chofer 420 pesos; por cinco años la tarifa arranca en los 420 pesos y termina en 1049 pesos para los que conducen camionetas o vehículos grandes.

La única tarifa que se mantuvo casi sin cambios fue la de los permisos provisionales, pues el de 30 días sigue costando 84 pesos, mientras que el de 90 días subió de 251 a 252 pesos.

Ante el evidente abuso, muchos conductores han empezado a alzar la voz, porque consideran que no se vale que para hacerse de recursos el gobierno utilice este tipo de medidas que atentan contra la economía de un gran sector de la población.

Auditan la morralla en Chetumal

Y en la cancha del Ayuntamiento capitalino, las feroces auditorías rondan los dominios de la pantomima, ya que los ex colaboradores de Eduardo Espinosa Abuxapqui han sido citados para que aclaren el destino de insignificancias, perdiendo de vista lo básico de la revisión que debe ir a fondo, sin perder el tiempo en temas de comedia.

El equipo que rodea al alcalde Luis Torres Llanes debe ser riguroso en sus revisiones para que dejen en paz la morralla y hagan un diagnóstico del estado del Ayuntamiento de Othón P. Blanco. Porque eso de tener en la mira a 60 ex colaboradores de Abuxapqui es un exceso que puede dejar muy mal parado a Luis Torres.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios