18 de Septiembre de 2018

Opinión

Feliz año 2016

En este año que inicia todos y cada uno de nosotros tenemos el buen o el mal hábito de ponernos nuevas metas

Compartir en Facebook Feliz año 2016Compartir en Twiiter Feliz año 2016

En este año que inicia todos y cada uno de nosotros tenemos el buen o el mal hábito de ponernos nuevas metas, nuevos proyectos que nos dicta la emoción que conlleva todo inició. 

Queremos hacer todo bien, sin errores, todo bien calculado, pero algo pasa que después de unas cuantas semanas y no muchas, que estos deseos se desvanecen por algo inexplicable; pero desde hace más de 25 años descubrí esto de autor anónimo que acostumbro decir al termino de todas mis conferencias y que sin temor a equivocarme me hace mejorar día a día y me ayuda a no caerme en el quehacer cotidiano y no digo que con esto ya no se me desvanecen las ganas o el compromiso, pero si me hace retomar el rumbo original previamente trazado aunque en algunas ocasiones ya sea demasiado tarde. 

A ustedes mis lectoras y lectores queridos que me siguen fielmente cada semana se los voy a compartir integro esperando que les sirva en este momento tan importante para todos. Y dice así:

Soy tu compañero constante. Soy tu mejor ayuda o tu carga más pesada. Te impulsaré hacia adelante o te arrastraré hasta la profundidad del fracaso. 

Estoy absolutamente a tus órdenes. La mitad de las cosas que haces, bien podrías dejarlas en mis manos y yo estaría en condiciones de hacerlas rápida y correctamente. Soy fácil de administrar; apenas si necesitas ser firme conmigo. 

Basta con que me muestres cómo deseas que haga algo y después de unas pocas lecciones, lo haré automáticamente.  Soy el siervo de todos los grandes hombres y también de todos los fracasados. Aquellos que son grandes lo son gracias a mí. 

A quienes han fracasado, yo los he hecho fracasar. No soy una máquina y sin embargo funciono con la precisión de una máquina y con la inteligencia de un hombre. 

Puedo ayudarte a ganar una fortuna o a caer en la ruina; a mí me da lo mismo. Pues sigo siendo el mismo. Tómame, enséñame, sé firme conmigo y pondré el mundo a tus pies. Sé débil conmigo y te destruiré. 

¿Quién soy?  ¡Soy el Hábito! Les deseo un 2016 lleno de prosperidad en todos los sentidos y mucho amor en todo lo que emprendan y que Dios nuestro señor los siga bendiciendo abundantemente. Hasta la próxima semana.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios