26 de Septiembre de 2018

Opinión

¡Feliz día de la expropiación petrolera!

La apertura a la participación de la iniciativa privada, nacional y extranjera, en materia energética, ya sin tabúes ni jaladas, cambian la perspectiva.

Compartir en Facebook ¡Feliz día de la expropiación petrolera!Compartir en Twiiter ¡Feliz día de la expropiación petrolera!

Había pocas cosas tan aburridas y predecibles como las celebraciones patrioteras del 18 de marzo, Día de la Expropiación Petrolera. Hechas con el mismo machote, las ceremonias eran densas, melodramáticas y uniformes. Loa a los héroes, reivindicación del bien común, Tata Lázaro y el futuro que se abraza con tan magnífico bien, fuente de progreso y desarrollo.

Hoy, ante las transformaciones que se han realizado en México gracias a las iniciativas y reformas de Peña Nieto, las cosas hoy son diferentes. La apertura a la participación de la iniciativa privada, nacional y extranjera, en materia energética, ya sin tabúes ni jaladas, cambian la perspectiva. Todo ese discurso tristemente chauvinista y ultra nacionalista ha llegado a su fin, hoy se puede hablar del oro negro no como de un bien mexicano, sino como de un gran oasis donde pueden abrevar todos los inversionistas-humanistas que sin duda vendrán no a ver qué saquean como afirman los resentidos sociales, sino a ver qué aportan para engrandecer a esta nación que siente y que ama.

Hoy en las escuelas no morirán de tedio como antes; primero porque seguramente tendrán pesadillas porque el sobrino de Kike Plancarte se dedicaba entre otras maravillas al tráfico de órganos de niños. A esos templarios lo único que les falta es haber secuestrado el avión de Malaysia Airlines para incentivar el canibalismo. O que hayan sido de esos compradores de pánico a los que Ucrania les vendiera todo el armamento de les había provisto el Ejército rojo en una venta de garaje y que hoy la deja inerme frente a Putin.

Y segundo —regresando a las maravillas de la nueva expropiación petrolera— porque en las escuelas pudieron disfrazarse de la EXXON, Shell y British Petroleum para establecer nuevos paradigmas en materia de independencia y nacionalización. Ya la figura del General fue la fundamental, pues se agregaron grandes y admirables mexicanos comprometidos como David Penchyna, don Beltrone, Ernesto Cordero y Javier Lozano, no se diga Los Chuchos perredistas. Puedo imaginar cómo se pelearon los pequeñuelos por encarnar la épica gesta de estos admirables legisladores.

Sólo algunos retrógrados y nostálgicos deben estar de luto. La clase de gente que seguramente está molesta por lo de Mondragón, quesque porque no hubo transparencia. Cómo que no, si a leguas se veía que nomás lo querían para tenerlo en la congeladora, desactivarlo, y luego poner en su lugar a un consentidazo de Gobernación. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios