24 de Septiembre de 2018

Opinión

Fernando Várguez, un guerrero con mala suerte

El boxeador “Candelita II” protagonizó grandes peleas y sólo vio bolsas raquíticas a pesar de que se enfrentó a lo mejor del deporte nacional.

Compartir en Facebook Fernando Várguez, un  guerrero con mala suerteCompartir en Twiiter Fernando Várguez, un  guerrero con mala suerte

Fernando Várguez Martínez “Candelita II” protagonizó grandes peleas y sólo vio bolsas raquíticas a pesar de que se enfrentó a lo mejor del boxeo nacional.

El ex pugilista, que ya tiene 47 años de edad,  no se arrepiente de haber practicado el boxeo a pesar que en lo económico no le fue bien. Asimismo, recuerda que los pleitos entre locales eran mucho más atractivos entonces, ya que garantizaban un espectáculo de calidad, no como ahora que les ponen rivales a modo a sus paisanos para acrecentar su récord aunque cuando les llega un oponente difícil sean derrotados.

En la plática con el “Candelita II” en su centro de trabajo de tablajero, función que dedica en las madrugadas, ya que durante el día se le ve por las calles de Mérida vendiendo merengues y mazapanes, dijo que corrió con mala suerte en su carrera de púgil, puesto que nunca ganó un sueldo decoroso y que su lesión en el ojo no fue por el deporte de los puños, sino por un accidente laboral en el Rastro.

Recuerda que en el hospital “La Raza” de la Ciudad de México hubo atención especial en la operación gracias al apoyo  del comentarista de boxeo de Televisa, el Dr. Alfonso Morales.

Dice que lo utilizaron de “apagafuegos” (de emergente), ya que lo mismo peleaba en minimosca, mosca o gallo y, nunca se rajó enfrentando a contrincantes como el chiapaneco Víctor Manuel “Rústico” Rabanales, quien más tarde fue campeón gallo del CMB; asimismo se enfrentó 2 veces con el “Expreso de Cholul” Santiago Méndez Gamboa, con Marco Antonio “Chino” Antonio Benítez, quienes fueran monarcas nacionales.

Su primera pelea profesional fue el 23 de marzo de 1983 venciendo por nócaut técnico en 3 raunds a Carlos Medina y su último combate fue en Villahemosa, Tabasco, derrotando por puntos a Gregorio Campos el  16 de febrero de 1990.

Ahora, en un improvisado gimnasio que tiene en su casa, en el fraccionamiento Nora Quintana, se dedica a entrenar jóvenes que quieren incursionar en el deporte de los puños. Los aconseja y entrena para que sean hombres de bien para que a la par del boxeo tambien le den un espacio a los estudios y  puedan protegerse con un  título profesional por si no logran sobresalir en el boxeo.

Fernando Várguez Martínez, sobrino del ex 2 veces campeón del mundo Freddie “Chato” Castillo, es de la idea de que deben de haber funciones de 4 raunds, como lo están haciendo la agrupación “Amigos del Boxeo” en plazas como Kanasín y en base a púgiles nóveles de la entidad.

Por otra parte, nos preguntaron dónde está el Dr. Heyder Marrufo Pavía y por qué no le han hecho un homenaje, ya que ha sido un personaje muy querido por los pugilistas que por muchos años estuvo pendiente de su salud visual.

Así es, Marrufo Pavía se dedicó muchos años al examen oftalmológico antes y después de cada pelea, incluso operó a muchos “gorilitas” de manera gratuita.

Aún fuera de la Comisión de Boxeo de Mérida, el Dr. Heyder continúa su labor altruista atendiendo en su consultorio a púgiles o personas ligadas al deporte de los puños de manera gratuita.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios