12 de Diciembre de 2017

Opinión

Gilberto, el huracán del siglo (2)

La noche del 12 de septiembre de 1988 “Gilberto” se convirtió en el huracán más intenso que se conocía hasta el momento, en la cuenca del Océano Atlántico.

Compartir en Facebook Gilberto, el huracán del siglo (2)Compartir en Twiiter Gilberto, el huracán del siglo (2)

Como les había comentado, iremos hablando del huracán  del siglo “Gilberto” y en esta ocasión lo haremos de lo que le pasó al Caribe, en especial  la zona de Cancún, Isla Mujeres y Cozumel.

La noche del 12 de septiembre de 1988 “Gilberto”, a su paso por las islas de Gran Caimán, se convirtió en el huracán más intenso que se conocía hasta el momento en la cuenca del Océano Atlántico: tenía vientos sostenidos de casi 280 km/h y alcanzaba rachas que llegaban a los 320 km/h, una presión barométrica la más baja medida en aquel momento de 888 hPa y una ancho de 1,000 km; un auténtico monstruo, capaz de provocar catástrofes, que asombró a los expertos meteorológicos y se perfiló para atacar de frente y de lleno a las grandes, lujosas y modernas instalaciones turísticas del Caribe mexicano. 

¿Qué sucedía en Cancún, Isla Mujeres y Cozumel? Había un exceso de confianza de que se desviara hacia el Canal de Yucatán, como sucedió en 1980 con el huracán “ALLEN” y que no pasaría nada, pero conforme transcurrían las horas esta confianza se fue desvaneciendo hasta convertirse en desesperación, miedo y angustia al ver que el monstruoso meteoro no cambiaba su rumbo e iba directamente hacia el noreste de la Península, en algún punto de la costa entre Tulum y Cabo Catoche.

Finalmente el centro u ojo del ciclón entró entre Puerto Morelos y Playa del Carmen al amanecer del día 13 de septiembre; los preparativos que se hicieron al ver que no se desviaba fueron 24 horas antes y a la carrera.

Apenas la tarde y noche del 12 de septiembre eran evacuados los turistas de alto poder adquisitivo que estaban alojados en la zona hotelera y los albañiles que trabajaban en la construcción de muchos hoteles en esa zona.

Fueron en verdad 12 horas, que se iniciaron en la madrugada del 13, de angustia, terror, miedo y asombro los que vivieron los habitantes de la zona noreste de la Península por el paso de este poderosísimo huracán.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios