26 de Septiembre de 2018

Opinión

Golpes al español

Todos quienes hablamos esta lengua deberíamos hacerlo con un mínimo de conocimiento de su gramática, su ortografía y de su sintaxis.

Compartir en Facebook Golpes al españolCompartir en Twiiter Golpes al español

Nuestro idioma es multimillonario en  expresiones, giros y circunloquios –este mismo vocablo es maravilloso: lo que está cerca, en torno a o alrededor de una palabra-, complejo en su estructura, profundo en su génesis: desde el persa, el urdu y el hindi.

El español se ha ido construyendo durante siglos sobre las bases sólidas del latín y del griego, pero también del árabe. Para no ir más lejos, desde que Alfonso X el Sabio (1252-1282) institucionalizó las escuelas de traductores de Toledo y él mismo escribió sus Cántigas de Santa María en castellano. Hay casi 900 años de historia, desde las Glosas Emilianenses, que se tienen como la primera obra escrita en nuestro idioma.

De modo entonces –y aquí viene el motivo de esta monserga-, que todos quienes hablamos esta lengua magnífica deberíamos hacerlo con un mínimo de conocimiento de su gramática, su ortografía y de su sintaxis  y de la riqueza de su bagaje léxico. Y entre quienes más obligados estamos a usarla bien y procurar su progreso, no su empobrecimiento, nos hallamos los periodistas, aunque parece ser que somos su peor enemigo.

Todo esto –y lo digo con respeto y preocupación- por el hecho de que de un tiempo a la fecha leemos y oímos o vemos en los medios de comunicación el uso reiterado e incorrecto de expresiones como territorio, cuando se refiere a Yucatán; demarcación, al hablar de municipios; esquema, para señalar programa, tal como se reciben de los boletines oficiales y sin ejercer aunque sea un mínimo de crítica y menos de corrección o sustitución. Hacemos lo que está muy de moda: copy and paste.

Y no hablamos de feas expresiones –las hay también en español- que han asaltado las páginas de los periódicos y revistas, los noticiarios de radio y televisión  y los portales y ahí se han quedado campantes y cachazudas: implementar, incrementar, vialidad (por calle, rúa, arteria, avenida o camino).

Hay otras decenas de palabras más agradables, pero no, nos entercamos en aquéllas y de ahí ni Dios Padre nos saca. Saludos a mis colegas periodistas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios