22 de Septiembre de 2018

Opinión

Gubernatura, una apuesta de alto riesgo

La sucesión gubernamental es el deporte favorito de la temporada, ya que además de la función estelar la cartelera incluye presidencias municipales y diputaciones locales...

Compartir en Facebook Gubernatura, una apuesta de alto riesgoCompartir en Twiiter Gubernatura, una apuesta de alto riesgo

La sucesión gubernamental es el deporte favorito de la temporada, ya que además de la función estelar la cartelera incluye presidencias municipales y diputaciones locales. El proceso avanza como un huracán en el Océano Atlántico, ya que el fenómeno meteorológico mantiene en vilo a muchas almas, sorprendiendo con sus cambios de trayectoria y acopio de energía descomunal.

El gobernador Roberto Borge mantiene firme el timón a estas alturas, y como pocos antecesores puede presumir sus cuentas asombrosas: las 10 presidencias municipales en manos de priistas y el Congreso del Estado dominado por su partido, al grado de convertir a la oposición en diligenciera que presurosa va por las tortas y refrescos a la lonchería, aplicando de inmediato masajes relajantes con aceites aromáticos a don Pedro y compañía. 

Quien se atreva a vaticinar la zona de impacto del coloso marino hace una apuesta de altísimo riesgo, y puede ser presa de una depresión tropical. Recuerdo la primera batalla que presencié, cuando muchos apostaron su resto a favor del senador Joaquín González Castro, creyendo que derrotaría a su homólogo Mario Ernesto Villanueva Madrid en el cuadrilátero.

El 99 por ciento de la clase política priista le hizo el feo a Joaquín Hendricks cuando acudió a solicitar su registro como precandidato a la gubernatura a principios de septiembre de 1998. Igual suerte corrió Sara Esther Muza Simón, ya que la línea estaba trazada a favor de Addy Joaquín Coldwell, quien contó con el apoyo multitudinario de priistas significativos, incluidos alcaldes como Fidel Villanueva Madrid, primo del gobernador y mando principal en Isla Mujeres.

En el proceso de 2004 rumbo al relevo de Hendricks había dos retadores muy fuertes: Eduardo Ovando Martínez y Víctor Alcérreca Sánchez, derrotados por Félix Arturo González Canto.

Y en 2010 Roberto Borge derrotó a Carlos Joaquín González y Eduardo Espinosa Abuxapqui.

La ruleta hoy cuenta con figuras con poderío digno de tomar en cuenta, como el chetumaleño Raymundo King de la Rosa, quien lleva las riendas del PRI a nivel estatal. Para sorpresa y desencanto de muchos, salió bien posicionado en la más reciente encuesta ordenada por César Camacho Quiroz, antes de abandonar la dirigencia nacional.

King de la Rosa puede hacer política en todo Quintana Roo y tiene presencia permanente en medios de comunicación. Y acaba de desalojar su curul como diputado federal, cuyo informe de despedida tuvo una difusión multitudinaria, criticada por otros tantos.

Eduardo Espinosa Abuxapqui ya reflexionó sus errores de 2010 y vuelve a la carga a bordo del reumático pontón de Othón P. Blanco. El alcalde capitalino sabe que pase lo que pase no se marchará con las manos vacías.

¿Quién se atreve a descartar a los chetumaleños?

Directores siguen asaltando a padres de familia

La nociva práctica del cobro de cuotas “voluntarias” en escuelas públicas persiste en la capital con la complicidad de las autoridades educativas que prefieren hacerse de la vista gorda, en lugar de hacer cumplir el artículo tercero constitucional que establece la gratuidad de la educación impartida por el estado a nivel básico.

Las denuncias de padres de familia de preescolar, primaria y secundaria obligados a pagar cuotas que van de los 100 y hasta los 250 pesos por alumno se cuentan por decenas tan sólo en Chetumal, siempre con la tremenda excusa de que las escuelas no reciben ni un peso de recursos del gobierno para su manutención.

El pretexto esgrimido por los directivos de las escuelas que acostumbran hacer su agosto cada inicio de ciclo escolar es una verdad a medias, pues si bien es cierto que no hay una asignación presupuestal para la manutención escolar, los centros escolares se hacen de recursos a través de la concesión de las tiendas escolares, las cuales pagan una aportación diaria a la dirección de las escuelas.

Por lo común, las tiendas escolares de Chetumal pagan por la concesión una cantidad de entre 600 y mil 500 pesos, dependiendo del tamaño de la escuela y número de alumnos, dinero que, según la reglamentación vigente, debe ser utilizado exclusivamente para mantenimiento de la escuela, mejorías en la infraestructura y compra de materiales didácticos.

El recurso que se obtiene a través de las tiendas escolares es suficiente para la compra de insumos de limpieza y cubrir las necesidades diarias. Aun así, muchos mandos de escuelas optan por imponer costosas cuotas cuyo destino es nebuloso.

En la última semana padres de familia han denunciado a través de las redes sociales el cobro de 100 pesos de cuota en la secundaria Técnica Número 2, “Justo Sierra Méndez”, y una situación similar en la primaria Álvaro Obregón, donde los alumnos deben pagar dos pesos por semana por el uso de los baños.

Lo peor del caso es que las denuncias son añejas y recurrentes, pues ambos planteles han mantenido esa práctica lucrativa por años, amparados en sus controladas Asociaciones de Padres de Familia sin que nadie les haya dado un coscorrón.

Un tema de alto impacto que debe ser atendido por la Secretaría de Educación y Cultura, la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo y diputados locales que dormitan en la comisión de Comisión, Ciencia y Tecnología.

Disminuyen delitos en el municipio capitalino

Los datos duros son contundentes y confirman una disminución significativa del delito en el municipio capitalino, según las estadísticas de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública, encabezada por el chetumaleño Juan Pedro Mercader Rodríguez.

El período de septiembre (2013) a octubre (2014) es comparado con septiembre (2014) y octubre (2015) y demuestra una disminución del 32 en los robos a casas habitación. En concreto, 959 contra 656.

Robos con violencia a comercio reporta una disminución del 39 por ciento, ya que pasó en ese periodo de 160 a 97. En tanto, robos con violencia a persona disminuyeron en un 48 por ciento, al pasar de 628 a 324.

Los robos de vehículos disminuyeron un 65 por ciento, al pasar de 173 a 61 en ese período.

Hay resultados favorables, pero al sureño le duele su drama y la percepción es de inseguridad e impunidad. Expongo el caso de un compañero periodista cuyo hogar en Chetumal fue visitado por estos delincuentes que estudian muy bien el terreno y dan el zarpazo.

Juan Pedro Mercader no puede abatir de la noche a la mañana esta oleada delictiva, pero los números avalan su desempeño y va por el camino correcto.

¿Turismo para Chanito Toledo?

El reparto de comisiones en la Cámara de Diputados ocurrirá la próxima semana, y José Luis “Chanito” Toledo Medina es firme pretendiente a la comisión de Turismo, por la vocación natural de nuestro estado.

El legislador priista que obtuvo un triunfo contundente es firme aspirante a la candidatura estelar que obsesiona a un pelotón de priistas y a contados opositores. Pronto sabremos si Chanito Toledo conquista esa comisión con características de Rolls Royce.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios