19 de Septiembre de 2018

Opinión

Hacia un desarrollo urbano sostenible

Mérida está inmersa en un crecimiento en extensión, ocasionado principalmente por el mercado de la tierra y la vivienda.

Compartir en Facebook Hacia un desarrollo urbano sostenibleCompartir en Twiiter Hacia un desarrollo urbano sostenible

El problema del crecimiento urbano no es el crecimiento en sí, sino la calidad con la que se crece; es decir, que el crecimiento del espacio urbano no debe conducir a la disminución de la calidad de vida, al encarecimiento de la administración municipal y, en general, a la necesidad de realizar un mayor gasto social para tener acceso a los beneficios de la ciudad, como es el caso del cada vez mayor tiempo perdido en los traslados y las molestias ocasionadas por el tráfico y la ineficiencia de los  medios de transporte, así como los problemas de  desigualdad, accesibilidad, contaminación ambiental y desintegración social.

Mérida está inmersa en un crecimiento en extensión, ocasionado principalmente por el mercado de la tierra y la vivienda, que va más allá de la verdadera satisfacción de las demandas reales de espacio  habitable, que sin duda existen, pero que podrían resolverse de diferentes maneras: ocupando los enormes vacíos urbanos y densificando el desarrollo de vivienda nueva. Nuestro modelo de crecimiento ha respondido a requerimientos y oportunidades del capital, proceso que ha sido acompañado de nuevos patrones de conducta urbana, muchos inducidos por diferentes medios y que conducen a la infelicidad.

Hasta hoy nuestra ciudad se ha visto sometida en muchas ocasiones a los vaivenes del comercio, que ve a la ciudad y su condición como un espacio sin limitaciones para la instalación de todo tipo de negocios, lo que trastoca con facilidad los ambientes urbanos, especialmente los desarrollos habitacionales; un buen lugar para vivir, como ha ocurrido en todos los puntos cardinales de la ciudad, súbitamente se hace difícil para ello al ser invadido por usos no habitacionales, muchas veces incompatibles con la vivienda, usos para los cuales no fue considerado un espacio estratégico para su ubicación.

Sin embargo, afortunadamente, nada es permanente; hoy día una nueva corriente parece conducirnos a lo que se propone sean desarrollos urbanos integrales, desarrollos sostenibles, con mayores densidades y con los servicios adecuados para satisfacer las necesidades de sus habitantes; para conducir a un desarrollo ordenado y equitativo de la ciudad y de su entorno metropolitano.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios