21 de Octubre de 2018

Opinión

Hasta que el Facebook nos separe

Un gesto de amor sería no tener a ex parejas entre los contactos o, al menos, no estar indagando en sus vidas.

Compartir en Facebook Hasta que el Facebook nos separeCompartir en Twiiter Hasta que el Facebook nos separe

Cuando un amigo me reveló cómo había obtenido la contraseña del Facebook de su novia, le pregunté el porqué de la obsesión: “Es Facebook…”, me contestó alzando los hombros.

Ese mismo día un familiar me reveló haber, en un gesto de amor, intercambiado contraseñas con su pareja. ¿Amor o desconfianza?, me contuve de preguntar.

¿Es Facebook? ¿Es la red social culpable de celos e infidelidades? ¿Se pueden justificar estos comportamientos?

No, sería como culpar al vehículo por no saber conducir.

¿Cómo evitar que los celos hiervan en Facebook? La mayoría de los usuarios conservan a ex parejas entre sus contactos de Facebook (según un estudio publicado en CyberPsychology and Behavior) y, además, revisan sus perfiles para conocer las actuales parejas que tienen (encuesta de

Lovehearts.com). Un gesto de amor sería no tener a ex parejas entre los contactos o, al menos, no estar indagando en sus vidas.

Las redes sociales son terreno fértil para la interacción con personas del sexo opuesto y un “Me gusta” o un comentario en Facebook genera tanto placer como un abrazo: la gratificación instantánea libera en el cerebro cantidades de dopamina similares. Se debe comprender que este estímulo llega a provocar que se idealice a una persona, por ejemplo, llegando a sentir que te “entiende” mejor que tu pareja, cuando sólo has tenido una experiencia subjetiva y limitada en la red social.

También es importante limitar el acceso a información privada a la que tu pareja puede acceder. Por ejemplo, no permitas que fotografías de anteriores relaciones sigan siendo visibles para los demás.

La ambigüedad de la información es otro demonio: lo que ocurre en Facebook puede conducir a malos entendidos por la falta de contexto. Platica con tu pareja cualquier acontecimiento “fuera de lugar” que pueda levantar suspicacias.

Los costos por no saber utilizar las redes sociales pueden ser muy altos: uno de cada tres divorcios en Estados Unidos menciona a Facebook como una de las causas (estudio realizado por Divorce Online). Sin embargo, intercambiar contraseñas no es la solución. Lo es aprender a usarla… o desactivarla si se es incapaz.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios