18 de Octubre de 2018

Opinión

Incertidumbre en el magisterio

A partir de la primera quincena de 2015, el salario de los casi 20 mil empleados del sector educativo será pagado directamente por la Federación...

Compartir en Facebook Incertidumbre en el magisterioCompartir en Twiiter Incertidumbre en el magisterio

A partir de la primera quincena de 2015, el salario de los casi 20 mil empleados del sector educativo será pagado directamente por la Federación, decisión tomada debido a los malos manejos del dinero federal por las secretarías estatales.

La nueva centralización del pago de sueldos causa preocupación entre el gremio magisterial, pues aunque el titular de Educación y Cultura, José Alberto Alonso Ovando, y el dirigente de la sección 25 del SNTE, Rafael González Sabido, aseguraron que todas las percepciones serán respetadas, los profesores mantienen serias dudas al respecto.

Una de las principales preocupaciones tiene que ver con el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que ya ha sido motivo de conflicto en otras entidades del país cuya nómina magisterial pasó a manos del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa (FONE) en el 2014. El caso más sonado fue el de Coahuila, donde hubo manifestaciones de cientos de profesores por el incremento de las deducciones al salario líquido.

Y es que en Coahuila, al igual que en Quintana Roo y en otros estados, los maestros no pagan la totalidad del ISR por algunos convenios que minimizan las deducciones de este impuesto. En nuestra entidad los profesores pagan aproximadamente el 22 por ciento de impuesto sobre el salario, en lugar del 30 por ciento que es la tasa actual para quienes ganen menos de 500 mil pesos al año.

El argumento que sostienen los profesores para gozar de ese privilegio fiscal, es que al ser contribuyentes cautivos cuyos impuestos son descontados directamente sin declaración, no deducen ni un solo peso de sus impuestos como lo hacen otros profesionistas.

Cabe recordar que las nuevas leyes fiscales establecen que los contribuyentes pueden deducir hasta el 10 por ciento de sus ingresos anuales de sus impuestos por gastos laborales, médicos y de otra índole, lo que no ocurre en el caso del gremio magisterial cuyos pagos de impuestos llegan íntegros a las arcas de Hacienda.

El otro tema que mantiene en incertidumbre a los trabajadores de la educación tiene que ver con el pago de conceptos especiales, en especial el denominado Concepto 41 y el GE (Gratificación Especial de fin de año), sobre los cuáles hay muchos rumores.

El concepto 41 corresponde a un apoyo adicional mensual que asciende a unos mil pesos, mientras que el GE se paga por cada plaza en las quincenas de diciembre y es prácticamente un segundo aguinaldo, de unos 12 mil pesos en promedio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios