24 de Septiembre de 2018

Opinión

Incuestionable pregunta

Actualmente el honesto es un desadaptado social, pues como lo más importante es el dinero, venga de donde venga y la delincuencia y la deshonestidad lo provee de inmediato.

Compartir en Facebook Incuestionable preguntaCompartir en Twiiter Incuestionable pregunta

Einstein dijo: “No pretendas que las cosas cambien, si siempre haces  lo mismo” y la lógica formal afirma: “De premisas falsas no se puede llegar a conclusiones verdaderas”; sin embargo, en México nos empeñamos en demostrar todo lo contrario, repitiendo simulación, corrupción e impunidad queremos que nuestro país sea próspero y justo.

Michoacán es un  ejemplo, durante años sus gobiernos  permitieron, concedieron y se hicieron cómplices  de la delincuencia que ahí se organizaba, pues la delincuencia no puede generarse sin la permisividad  de la autoridad, que, a pesar de que fue electa para defender a los ciudadanos, se volvió contra ellos y éstos no tuvieron otra opción que autodefenderse, al precio que fuera, comprando armas de uso exclusivo del ejército que algún funcionario permitió que entraran al país por alguna aduana o de manera clandestina.     

Cuando las fuerzas  federales intervinieron, quisieron desarmar a las autodefensas pero eran tan numerosas que optaron por empezar a buscar a los delincuentes, que todo Michoacán conocía porque hasta en las redes digitales  habían exhibido sus mansiones, y solo estas fuerzas no los identificaban a pesar de sus sofisticados instrumentos y personal de inteligencia. 

Es innegable la sociópata actitud de los políticos cuando dicen una cosa, piensan otra y finalmente hacen otra muy distinta, pero, por otro lado, hay una sociedad civil muy tolerante que ya ha perdido su capacidad de indignación y por consiguiente de exigencia, desde luego muy influenciada por unos medios masivos de comunicación, que al serles condonados sus cuantiosos impuestos son capaces de crear un México mágico aunque sea surrealista. 

El verdadero problema está en la pérdida de valores, actualmente el honesto es un desadaptado social, pues como lo más importante es el dinero, venga de donde venga y la delincuencia y la deshonestidad lo provee de inmediato, entonces el trabajo, el esfuerzo y el mérito son cosas del pasado.

La partidocracia que nos maneja solo permite que sus representantes nos gobiernen y eso evita que lleguen al poder los verdaderos luchadores sociales, pues un político sin partido simplemente no es nadie, su verdadero valor se lo otorga su partido y no sus logros personales, permitiendo que los intereses partidistas sean los que prevalezcan por encima del de los ciudadanos electores cautivos.      
                
La descomposición social en la que se encuentra nuestro país es producto de repetir los mismos errores y si no se ha colapsado económicamente es gracias al petróleo, pero éste algún día no muy lejano se acabará, obligándonos a realizar un alto en el camino para intentar hacer las cosas de manera diferente, para no seguir teniendo los mismos injustos resultados. 

Los políticos no van a cambiar nada, es la sociedad civil la que tiene la responsabilidad de hacerse la incuestionable pregunta: ser o no ser.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios