21 de Septiembre de 2018

Opinión

Infierno laboral en Chetumal

Como en una hacienda henequenera donde el capataz se impone a punta de látigo y tritura a placer los derechos laborales...

Compartir en Facebook Infierno laboral en Chetumal Compartir en Twiiter Infierno laboral en Chetumal

Como en una hacienda henequenera donde el capataz se impone a punta de látigo y tritura a placer los derechos laborales, en el restaurante Applebee’s de Chetumal el ambiente es un viaje al pasado porfirista, acusan trabajadores que fueron despedidos arbitrariamente, recibiendo el 50 por ciento de la liquidación marcada por ley.

Bajo ese maquillaje de franquicia de excelencia se esconde un tumor que desangra a un puñado de empleados que apenas ganan el salario mínimo, y que son obligados a liquidar el cuatro por ciento de las ventas del día bajo el concepto de propinas, distribuidas a voluntad por el equipo encabezado por la gerente, Laura Milán.

El despido de una empleada con siete meses de embarazo ocurrió porque la mujer tenía contrato por tres meses y quizá ya no retornaría después de su incapacidad, según la lógica de los patrones. La futura madre no protestó porque su pareja trabaja ahí. “O eres tú o es él. Tú decide”. Y ella prefirió sacrificarse por su pareja.

Otra embarazada está en la cuerda floja, todo por unirse al grupo que se ha rebelado para luchar por condiciones laborales menos sanguinarias, y que parecen la trama de una novela de esclavos. Converso con dos agraviados: una mesera despedida y un joven de 19 años que está nominado para la calle.

Ella expone un rosario de presiones cuyo detonante fue el riguroso cobro del cuatro por ciento que cada mesero debe aportar por ventas del día, y que es encasillado bajo el capítulo de propinas en ese negocio ubicado a un costado de la plaza de las Américas, cerca de la avenida de los Insurgentes.

Si un mesero reporta una venta de 10 mil pesos al final de su jornada, debe entregar 400 pesos de propinas, sean o no captadas. Con frecuencia el empleado sale con las manos vacías, o incluso tiene que aportar de su bolsa. En teoría el 100 por ciento de las propinas se distribuye entre todo el personal, incluidos cocineros. Pero personal cercano a la gerencia que ha sido despedido les reveló que el 50 por ciento de estos ingresos extra van a la gran bolsa de la gerencia.

Los empleados se insubordinaron y ante la presión se desplazó desde Campeche un representante legal, Erick Moreno, quien tuvo un trato conciliador para calmar las aguas. Pero la trituradora fue accionada para despedir a seis empleados, cinco meseros y un cocinero.

La Junta Local de Conciliación y Arbitraje se comportó como cómplice de la empresa, forzando a los empleados a que aceptaran la liquidación recortada, con la lógica de que “debes entender que tienes que negociar con la empresa”, según una abogada de la Junta ubicada en el centro de Chetumal. “Que firmen y que se quiten de problemas”, recomendó el Procurador que se comportó como un alfil de la parte patronal, con cuchillo en mano para sacrificar la res. Unos aceptaron y firmaron, ante la doble presión.

La mesera gana mil 100 pesos a la quincena. No se queja por la paga, ya que las opciones laborales son escasas. Pero admite que es muy dura la rutina, ya que en lugar de la hora para comer al mediodía les dan 30 minutos en el restaurante, y con frecuencia la comida está en mal estado y la entregan en bolsitas. Y para tomar un café hay que pedir permiso al equipo de la gerencia. “No hay pago de horas extras, y trabajamos nueve o 10 horas con frecuencia”.

El tema no se agota…

2016: de vida o muerte para el Panal

Víctima colateral de la implementación de la Reforma Educativa que arrebató el control del gremio magisterial al otrora poderoso SNTE, el Partido Nueva Alianza (Panal) se debate entre la vida y la muerte en Quintana Roo, ya que al debilitarse su estructura tiene poco que ofrecer a los partidos “grandes”.

Creado en 2005 por la ex presidenta vitalicia del SNTE, Elba Esther Gordillo, cuando estaba en el pico de su poder, el Panal vivió sus momentos de gloria en los sexenios panistas, donde recibió grandes cuotas en el gobierno federal gracias a los servicios prestados en los procesos electorales federales a favor del blanquiazul.

En los estados no se quedaban atrás. Vendían su amor al mejor postor, mostrando el músculo del sindicato magisterial que apantallaba a los partidos oficiales. Porque para el Panal daba lo mismo aliarse con el PAN, PRI o PRD, siempre y cuando estuvieran dispuestos a cederles parte del pastel.

Pero al perder el control político del magisterio gracias a la Reforma Educativa que convirtió al SNTE en un “sindicato de servicios”, el Panal está más debilitado que nunca en el estado, donde sus días de ocupar posiciones de privilegio vendiéndose como mercenarios electorales al PRI podrían estar por acabarse.

Para empezar la dirigencias estatal encabezada todavía por la maestra Martha Chan Ramírez es un desastre. Durante su liderazgo el partido se ha desmoronado en pleitos internos que han derrumbado lo poquito que se había construido.

En las pasadas elecciones federales hicieron el ridículo, con porcentajes de votación apenas por encima del fatídico tres por ciento, en parte gracias al alto nivel de votación que captó Alexander Zetina Aguiluz en el Segundo Distrito, donde superó el cinco por ciento.

Por su famélico estado están apostando su supervivencia a una alianza con el PRI y Verde Ecologista para el 2016, estrategia que ya dio a conocer una de las aspirantes a relevar a Martha Chan en la dirigencia estatal, la regidora playense, Gabriela Barquet, que se ha convertido en una de las caras más conocidas del partido, aunque no tiene ningún éxito para presumir.

El problema es que tienen poco para ofrecer y el PRI ya los ha ninguneado en más de una ocasión, así que no hay garantías de que en el 2016 requieran de sus servicios. Y si lo hacen, le darán migajas a cambio.

Sin rumbo, sin proyecto y carente de cuadros políticos fuertes, lo único que puede librar al Panal de su negro destino es un liderazgo fuerte, que pueda sacar al partido del marasmo.

INE desecha a favoritos para el OPLE

 Con la eliminación de aparentes favoritos que fueron sometidos a rigurosas evaluaciones en un prolongado proceso de depuración, el Instituto Nacional Electoral (INE) presentó a representantes partidistas el proyecto con la lista de los que serían siete consejeros del Organismo Público Local Electoral (OPLE) en Quintana Roo.

La Consejera Presidenta será Mayra San Román Carrillo Medina (siete años) y los consejeros Thalía Hernández Robledo (seis), Juan Manuel Pérez Alpuche (seis), Jorge Armando Poot Pech (seis), Nora Leticia Cerón González (tres), Sergio Avilés Demeneghi (tres) y Luis Carlos Santander Botello (tres). Una remota modificación en la integración ocurriría el próximo martes, cuando el proyecto sea votado en comisiones por los partidos políticos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios