20 de Septiembre de 2018

Opinión

Jefe al pozo... y personal al gozo

Lo que es una realidad es que para poder ser efectivo en la supervisión del personal, es necesario tener algunas habilidades.

Compartir en Facebook Jefe al pozo... y personal al gozoCompartir en Twiiter Jefe al pozo... y personal al gozo

Todos los días nos enfrentamos a supervisar o ser supervisados, a que nos digan qué está bien y qué está mal, y a hacerlo nosotros mismos en algunas ocasiones. Lo que es una realidad es que para poder ser efectivo en la supervisión del personal, es necesario ser y tener algunas habilidades con las que en ocasiones no contamos y hay que desarrollarlas vía capacitación o con un simple autoanálisis de nuestra persona para detectar en qué puntos estamos débiles y cuáles son nuestras fortalezas.

Te ayudo con 5 elementos a considerar para lograr una supervisión efectiva:

1.- No descuides lo obvio.-  Debes empezar con aquello que parece no tiene importancia, como saludar. El respeto y la dignidad son el primer paso para generar admiración. Un poco de educación demuestra la clase de persona que eres.

2.- Sé comunicativo.- Estar en constante comunicación no significa asediar o acosar a tu gente, así como tampoco significa ser policía y vigilar todos y cada uno de sus movimientos. Evita los excesos, pero déjales claro que esperas de todos y cada uno de ellos.

3.- Establece indicadores.- La única forma en que puedas evaluar a la gente y que ellos mismos sepan si cumplen o no, es mediante indicadores. Así podrás medir qué tanto se dan las metas, objetivos, tiempos, plazos.

4.- Ejerce liderazgo.- Para poder supervisar en calidad y no en cantidad, el liderazgo positivo va a ayudarte a conseguir cualquier meta u objetivo y con el personal involucrado y comprometido contigo y con la empresa. Habla en plural, sé ejemplo de tu equipo y después delega.

5.- Sé leal.- No hables mal de tu empresa, de tu marca, de tus compañeros. Siempre guíalos y ofréceles apoyo para su propio crecimiento, que, a la vez, será el tuyo. Contagia buena actitud y positivismo ante tu gente, porque ellos son el reflejo de lo que tú eres. 

Partiendo de la premisa de que la clase de una persona no se define por nivel social, sino por su comportamiento personal, podemos deducir que el ser una persona sencilla y humilde nos puede dar excelentes resultados en nuestro rol de supervisores. A la larga, los resultados generados en una empresa o competencia te beneficiarán a ti, directa o indirectamente, así es que no te vayas al pozo… y tu personal no irá al gozo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios