18 de Septiembre de 2018

Opinión

Joaquín en la burbuja

A 45 días de iniciado el “gobierno del cambio” las inconformidades se multiplican exponencialmente

Compartir en Facebook Joaquín en la burbujaCompartir en Twiiter Joaquín en la burbuja

A 45 días de iniciado el “gobierno del cambio” las inconformidades se multiplican exponencialmente, no sólo entre los enemigos naturales y detractores de Carlos Joaquín González, sino entre la población en general y hasta quienes lo apoyaron en su camino a la gubernatura. Seguimos creyendo que la cada vez más insostenible situación no es culpa del gobernador –buen funcionario, hombre sencillo, honesto y humanitario– sino de furibundos funcionarios y asesores plenipotenciarios más papistas que el papa, sectarios y arbitrarios, que se han empeñado en aislar al mandatario en una burbuja utópica, en una especie de Arcadia donde todos viven felices, arrobados por el santo “gober”, semidiós por todos adorado y bendecido.

Para quienes rodean a Joaquín como dogos guardianes de un príncipe florentino, que han actuado de manera autoritaria y prepotente contra todo aquel que no pertenezca a su cofradía, es prioritario mantener ocultas a los ojos del señor las crecientes inconformidades y molestias de la población para no distraerlo con minucias de su alta tarea de salvar al estado de la maldad tricolor.

Perredistas desaforados, panistas miopes y aduladores descarados están empeñados en ejercer el poder de manera patrimonialista y autócrata, incurriendo en peores vicios de los que acusaban a los gobiernos anteriores: sectarismo, intolerancia, influyentismo, nepotismo, intervencionismo y todos los inicuos “ismos” que usted quiera imaginar.

El trato a la prensa es de marginación y acotamiento. Medios y periodistas son despreciados hasta la humillación, e incluso la violencia física. No hay vallas, es cierto, pero en su lugar menudean las restricciones arbitrarias y los matones dispuestos a imponerlas a la fuerza. El SQCS, como casi todas las áreas de gobierno, sufrió una severa, arbitraria e injusta purga que sin contemplaciones por calidad o experiencia llevaron a cabo ejecutores más desalmados que actuarios de usureros en pleno embargo de bienes La directora Martha Silva García, buena persona, está maniatada. La vocera Haidé Serrano Soto ya no se digna a responder llamadas o mensajes de solicitud de información o entrevistas, pues está muy ocupada en la organización de eventos de relumbrón para taparle el ojo al macho. En la prensa se nota que a mes y medio la paciencia se está agotando, y nada pinta para resoluciones concretas.

Lo más grave es que el controlador intervencionismo político del secretario de Gobierno Francisco López Mena -- ya mostró el cobre-- quedó descarado por la sucesión en la dirigencia del PAN. El discurso, sin embrago, es de esperanza, inclusión e igualdad de oportunidades. Se está acabando el bono del cambio… y peor: la paciencia de la gente.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios