13 de Diciembre de 2017

Opinión

Kant para todos

El reto de la filosofía para de Inmanuel Kant es llegar a todos los sectores de la sociedad, por modestos que sean.

Compartir en Facebook Kant para todosCompartir en Twiiter Kant para todos

La mayor perfección de un hombre es cumplir el deber por el deber.- Immanuel Kant

En estos tiempos de anarquía, tropelías y utilitarismo, donde parece dar la sensación de que el ser humano ha perdido su brújula, enfilándose firmemente a un sitio indeterminado, pudiera pensarse que escribir sobre temas filosóficos resulta inútil y hasta ocioso; sin embargo, lo consideramos aconsejable y, estoy seguro, que aprender filosofía nos puede ayudar no sólo a comprender la realidad sino a transformarla. 

En la historia de la filosofía, la figura de Inmanuel Kant resulta extraordinaria, sus aportaciones van más allá del campo de la propia filosofía, incursionan en el mundo de lo  jurídico. Es precursor de algunos principios inherentes al derecho internacional. Entre éstos están el concepto de ius cogens y el concepto de la sociedad de naciones. El primer concepto se refiere a normas jurídicas de carácter imperativo que no admiten exclusión, por lo que deben ser respetadas universalmente. 

Kant se refiere a dos tipos de imperativos: los condicionales y los categóricos, los primeros son conductas condicionadas. Si una persona quiere tal cosa, pues entonces debe hacer esto para conseguirla. En cambio, los categóricos son valores universales que todo hombre de “buen juicio” debe acatar y respetar. Para Kant, la moral y, en consecuencia la ética, es actuar de tal forma que todas las personas que estuviesen en tu lugar, ante la misma situación determinada, harían exactamente lo mismo que uno hace. Las personas deben actuar de tal forma que sus actos tiendan a convertirse en una ley universal.

Acá es donde se mezcla con el Derecho Internacional.  Esas normas de ius cogens no son más que imperativos categóricos kantianos. Los valores como la justicia y la libertad se constituyen para Kant como normas morales de ius cogens. 

Lo importante para Kant es que una persona actúe anteponiendo a ese acto la buena voluntad para realizarlo. Si lo hace, nadie moralmente le puede recriminar nada, independientemente de que las consecuencias sean buenas o malas en ese acto. 

Es indudable que la filosofía no es la misma antes de Kant que después de Kant. El derecho también tiene que reconocer las importantes aportaciones kantianas. Me niego a aceptar que la filosofía sólo sea para unos cuantos, generalmente académicos de universidades. El reto de la filosofía es llegar a todos los sectores de la sociedad, por modestos que sean. La filosofía más allá de la lección también debe ser acción.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios