26 de Septiembre de 2018

Opinión

La camioneta que 'circula' por rumores

Se sigue alimentando, como si existiera el deseo de que el mito se convierta en realidad, como en el cuento de Gabriel García Márquez "Algo muy grave va a suceder en este pueblo".

Compartir en Facebook La camioneta que 'circula' por rumoresCompartir en Twiiter La camioneta que 'circula' por rumores

Considerados como historias que ocurren en un plano paralelo al nuestro, en donde lo improbable se hace probable, los mitos urbanos han existido desde hace años e incluso se han llegado a considerar como hechos verdaderos. 

Aparecen y desaparecen de repente, sin que se sepa bien a bien su origen y objetivo, siempre en forma coyuntural a algún hecho o asunto de actualidad. Uno de ellos fue el ‘chupacabras’, a principios de los 90, que de cuando en cuando reaparece, ya en una ciudad de México, ya en otro país.

Ahora el de moda es una misteriosa ‘camioneta’, en un inicio blanca y modelo Trafic, que circulaba en otros países, con un frigorífico en el que –se dice– los tripulantes guardan los órganos de sus víctimas, generalmente niños que sacrifican. 

La historia, que se repite en otras ciudades mexicanas, llegó a Yucatán hace unas semanas pero con años de atraso –ya se conocía desde 2005 en Argentina–, corregida y aumentada, y no obstante que se ha desmentido por las autoridades, se sigue alimentando, como si existiera el deseo de que el mito se convierta en realidad, como en el cuento de Gabriel García Márquez “Algo muy grave va a suceder en este pueblo”.

Lectores de las notas sobre la camioneta misteriosa, publicadas en SIPSE.com, desechan a priori los desmentidos y, más aun, con sus comentarios echan gasolina para que el rumor siga sobre ruedas. Sostienen que la mejor evidencia es la presencia de los retenes policiales, aunque éstos siempre se instalan periódicamente y en diversos lugares.

El asunto ha llegado al extremo de que, en Tizimín, una mujer acudió a recoger a su hijo a la escuela armada con una escopeta, ante la narración del menor de que un hombre pretendía llevárselo. Y en Acanceh, para ocultar una cita con el novio, una joven inventó que los de la camioneta intentaron secuestrarla.   

Lo cierto es que “la camioneta blanca que secuestra niños para sacarles los órganos” NO circula en Yucatán; circulan rumores, y es irresponsable propalarlos porque nos hacen vulnerables… o vaya a resultar que “algo malo suceda en este pueblo”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios