19 de Noviembre de 2018

Opinión

La ingenuidad y Obama

México deberá adecuar su economía para hacerla funcional al mundo global.

Compartir en Facebook La ingenuidad y ObamaCompartir en Twiiter La ingenuidad y Obama

La visita del presidente Obama ha despertado entusiasmo en México. El encuentro no da para la ingenuidad. Las autoridades y los políticos deben tener en claro que el mandatario estadunidense viene a hacer valer los intereses de su país. Uno de los asuntos más delicados es la seguridad fronteriza; los estadunidenses no solo son el mercado mayor de consumo de drogas, sino exportadores privilegiados de armas letales al país. El gobierno y el Congreso deben dejar en claro lo inaceptable de una estrategia de lucha contra el crimen a la medida del vecino del norte, como sucedió con Felipe Calderón.

El tema migratorio puede tener un avance significativo, pero su dinámica hasta hoy está en el Senado de EU, no en la Casa Blanca. México debe insistir en la descriminalización del migrante y el respeto a los derechos humanos; la cuestión es que el país no es ejemplo por el trato que se dispensa a los migrantes ilegales de Centroamérica, casi todos en tránsito hacia EU. De cualquier manera, una postura imprudente o excedida por las autoridades mexicanas puede generar un efecto contrario en el Senado estadunidense.

Al igual que la seguridad, la cooperación económica es central en la relación bilateral. México deberá adecuar su economía para hacerla funcional al mundo global; el régimen de los monopolios debe ser desplazado por la apertura y la competencia. Sin embargo, los cambios deben estar a la medida de las necesidades del país y no de las exigencias del exterior.

Toda relación constructiva se basa en la reciprocidad y en el respeto mutuo. La diplomacia estadunidense es consecuente con la condición de dominio económico y militar, por eso no hay lugar en México a la ingenuidad. Más aun, en no pocas ocasiones se han transgredido principios y hasta la misma soberanía, como ocurrió con el operativo Rápido y furioso. México ha perdido claridad estratégica en un mundo de poder disputado y de persistentes expresiones de inestabilidad y amenaza a la paz mundial, como ahora sucede con Corea del Norte. México es aliado de EU y sin vacilaciones así debe hacerse sentir, una alianza que compromete por igual a ambas naciones.

Twitter: @berrueto

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios