21 de Septiembre de 2018

Opinión

La lágrima del payaso

Desde Patch Adams hasta la señora Doubtfire, Robin Williams estuvo presente en la vida de muchos a través de sus largometrajes...

Compartir en Facebook La lágrima del payasoCompartir en Twiiter La lágrima del payaso

Desde Patch Adams hasta la señora Doubtfire, Robin Williams estuvo presente en la vida de muchos a través de sus largometrajes. Tras su muerte uno de los comentarios más recurrentes de los internautas ha sido: “Cómo pudo morir alguien que hacia reír a tanta gente, tenia dinero, una familia que lo amaba y un público que lo aclamaba”.

Tal parece que la muerte de un cómico marca un fuerte contraste, personas que hacen reír, pero lloran por dentro.

Jason Pargin, es el editor en jefe del portal www.cracked.com, y autor de dos best-seller. Dicha página de Internet es un sitio de humor, y el editor en jefe, a raíz de la muerte del comediante Robin Williams, reflexionó y reveló a su pesar, que para él, los comediantes son personas solitarias, deprimidas y que no es de sorprenderse que sus vidas terminen en suicidio, como según las autoridades, finalizó la historia del célebre comediante de Hollywood.

¿Has tenido alguna vez ese amigo divertido, el payaso de la clase, quien un día simplemente dejó de ser divertido cerca de ti? ¿Te hizo pensar que quizás ellos podrían estar deprimidos? En realidad, lo más probable es que fue en ese entonces la primera vez en la que se sintieron lo suficientemente cómodos a tu alrededor para dejar de actuar.

De acuerdo con psicólogos, la comedia no es más que un grito desesperado, una barrera que algunas personas crean para aislarse de las personas, ya que no se consideran lo suficientemente atractivos, inteligentes o interesantes. Es como si todos te ignoraran en tu salón de clases de la preparatoria, y de repente, sin más haces un ruido gracioso o dices algo de la nada que causa la risa colectiva. Te das cuenta que así puedes tener la atención de las personas, de repente tienes amigos y te invitan a todas las fiestas para que seas “el que pone el ambiente”.

Lamentablemente ese “payaso” no eres tú, es sólo un personaje mediante el cual apareces en el radar de las personas, y que al cerrar la puerta de tu habitación… desaparece.

Cancún es uno de las ciudades con más suicidios a nivel nacional –dicen las estadísticas-, se dan en todas las edades, menores de edad, mayores, mujeres, hombres, morenos, claros… La depresión simplemente no tiene preferencia por alguna persona en particular, es algo que afecta o ha afectado a todos en algún punto de nuestras vidas.

Así que si tienes un amigo, el alma de la fiesta, el gracioso, el cuentachistes, pregúntale algún día: ¿Cómo te sientes tú?, no tu personaje, tal vez te sorprendas de la respuesta y descubras una nueva faceta de tu amigo, una donde pide ayuda para encontrar su verdadera identidad.

Hay que recordar que incluso los comediantes, los payasos, también tienen lágrimas que desean salir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios