21 de Octubre de 2018

Opinión

'La Malquerida'

Me preocupa que ésta sea la gran propuesta editorial para el público mexicano de 2014.

Compartir en Facebook 'La Malquerida'Compartir en Twiiter 'La Malquerida'

La gran nota de esta semana, para la industria de la televisión mexicana, es el estreno de la telenovela Lamalquerida en un horario indeterminado entre las 19:15 y 19:25 por El Canal de las Estrellas.

¿Por qué? Por muchas razones que la voy a explicar a continuación.

Uno, no estamos hablando de una historia original, tampoco del remake de un clásico del pasado o de una importación.

Estamos hablando de algo que ya se había hecho, pero que podría regresar con más fuerza que nunca.

¿Qué? La transformación de una película, que antes había sido obra de teatro, a telenovela.

Televisa ya agotó su archivo. Si esto funciona, volverá a ir a los mejores títulos del cine mexicano como en su momento lo hizo con Nosotros los pobres y Quinceañera.

¿Se imagina? Al rato vamos a ver Enamorada, Tizoc, Allá en el rancho grande y A toda máquina. ¡Justo lo que necesitamos!

Dos, tenemos un problema de programación. La malquerida está entrando en el espacio que antes ocupaba Quiero amarte que, a su vez, tenía el tradicional horario de las telenovelas juveniles de Televisa.

¿Qué relación hay entre el público de una cosa tan rara y tan violenta como Quiero amarte y el de La malquerida? ¿Qué tiene La malquerida de juvenil?

La malquerida debió haber estado en el horario de los clásicos, en el de Corona de lágrimas, en el de La gata, en el espacio de las 16:15.

¡Con razón los chavos ya no ven telenovelas! Entre los cambios tecnológicos, la ausencia de historias para ellos y el hecho de que casi nadie respeta sus hábitos y costumbres, XEW-TV se está perdiendo de un muy buen negocio.

Tres, el protagonista masculino de La malquerida es Christian Meier, una de las más grandes figuras del melodrama latinoamericano.

¿Y? ¿Qué tiene esto de especial? Primero, que significa una mentada de madre para la campaña Galanes de Televisa.

A usted le consta, esa empresa lleva meses diciéndonos por aquí, por allá y más para allá que sus galanes son los galanes más galanes de todos los galanes, que cuánta belleza, que cuánta testosterona, que qué barbaridad.

Si eso era cierto, ¿qué necesidad tenía de despreciar a sus decenas de galanes para ir a contratar a Christian Meier al extranjero?

Y segundo, el galán de La malquerida era un charro mexicano de alto nivel, un tipo moreno, bravío. ¡Era nada más y nada menos que el maravilloso Pedro Armendáriz padre!

Perdón, pero Christian, que es muy bueno, no viene al caso en ese personaje. No era para él.

¿Ya le quedó claro por qué La malquerida es la gran nota de la semana para la industria de la televisión mexicana? Ahora viene la crítica.

¿Qué le puedo decir de esta producción de José Alberto Castro? Que me da mucho miedo.

Me preocupa que ésta sea la gran propuesta editorial para el público mexicano de 2014, que a la mujer se le siga vendiendo la idea de que hay que sufrir para merecer y que se sigan manejando los temas del divorcio y la viudez como tremendos conflictos morales.

¿Por qué si una mujer se vuelve a casar sus hijos tienen que odiar a su segundo esposo? ¿Por qué esto, que hoy es tan común, tiene que ser malo?

¿No sería mejor promover la concordia intrafamiliar? ¿No sería mejor enseñarle a la gente que todos tenemos derecho a rehacer nuestra vida en caso de que nos hayamos equivocado, de que nuestra relación haya dejado de funcionar o en caso de que nuestra pareja haya muerto?

Cuidado, Televisa viene de Por siempre mi amor, proyecto que apelaba a lo mismo y no funcionó. ¿Cuál es la idea? ¿Repetir el fracaso?

La malquerida no es un clásico de la televisión, es un clásico del cine. Por tanto es una historia vieja, vieja y corta.

A lo mejor impresiona en una primera lectura atemporal de dos o cinco capítulos, ¿pero cómo se va a sostener durante más de tres meses? ¿Cómo va a resistir tantas semanas al aire sin traicionarse?

¿Entonces todo está mal aquí? No, Victoria Ruffo, la gran estrella de este concepto, está más hermosa y buena actriz que nunca en su vida.

¡Y mire que la señora ha sido la heroína de infinidad de maravillosas telenovelas!

Por si esto no fuera suficiente, por ahí anda una subtrama con el gran Alberto Estrella verdaderamente buena y actual. Creo que hasta se podría comer a la historia principal.

Yo lo que quisiera saber es qué necesidad tenemos usted, el gran público mexicano, los inmensos talentos que hay en todas las áreas de nuestra industria y yo, de chutarnos esta clase de propuestas teniendo tantas cosas que ver, que contar y que aportar.

¿Cuándo volverá a ser el día en que nuestras parrillas de programación se llenen de novedades?

¿Cuándo volverá a ser el día en que la televisión nacional nos sorprenda, nos llene y nos satisfaga?

A mí me da pena que el gran espectáculo nacional del momento sea una obra de teatro española de 1913. ¿A usted no?  

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios