21 de Septiembre de 2018

Opinión

La mirada de la virgen

Esta mirada guadalupana es enigmática, en sus ojos quedaron plasmadas aquellas personas que María veía durante la aparición.

Compartir en Facebook La mirada de la virgenCompartir en Twiiter La mirada de la virgen

Una mirada de ternura, afirmó Francisco acerca de los ojos de nuestra madre de Guadalupe, lo cual se ha confirmado por quienes tenemos la oportunidad de mirarlos de cerca: ojos que aparentan tridimensión y una belleza inigualable que te hacen recordar la mirada de tu madre terrenal que con amor y sin descanso vela por tus sueños. 

Esta mirada guadalupana es enigmática, pues, al igual que en nuestras pupilas se refleja lo que vemos, en sus ojos quedaron plasmadas aquellas personas que María veía durante la aparición. 

Han sido identificadas 13 figuras que se encuentran en proporción exacta y que han podido ser analizadas por microscopía electrónica permitiendo su verificación: Juan Diego, Fray Juan de Zumárraga, el intérprete Juan González, una esclava negra, un español, un indio y una familia de 7 personas con vestimenta del siglo XX y que no se encontraban en el momento de la aparición, dejando en claro  lo que María tiene en su mirada. 

No importa en qué bando estés, con las nuevas ideologías de moda o las que desean que una ley no sea aprobada, aceptemos que en esta época de cambio lo que más importa cambiar son los defectos por la crisis de valores en la familia mexicana, fortaleciendo unión, confianza y respeto. 

Si realmente nos interesa el bien de los niños y el futuro de México dejemos de discutir un momento por leyes conflictivas y arreglemos el principal problema actual: la destrucción familiar. No critiquemos una supuesta doble moral, ni defendamos una familia sin atacar el problema del ahora, demos un buen trato a los hijos, adoptemos en lugar de producir embarazos artificiales, prestemos más atención a nuestros pequeños y cuidemos de nuestros abuelos. 

Radicales habrá en ambos lados, pero que no nos falte la magia del respeto, pues María, enviada de Dios, nos mira y pide una cosa: amor. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios