22 de Septiembre de 2018

Opinión

La oposición aguarda un Mesías

El mole de fonda que por comodidad llamamos oposición...

Compartir en Facebook La oposición aguarda un MesíasCompartir en Twiiter La oposición aguarda un Mesías

El mole de fonda que por comodidad llamamos oposición –integrada sobre todo por PAN y PRD– siempre hace lo mismo, proceso tras proceso electoral: echar la mona en el catre y rogar adormitados que un priista o personaje magnético sin partido  les haga el honor de ser su gallo a la gubernatura. Por ello estos membretes en decadencia tan sólo sirven como canoas de emergencia para que un extraño participe en la competencia fluvial.

Nada tienen que ofrecernos ahora los panistas y perredistas, hablando de cartas genuinas que deben presentar a los electores. Su estrategia común se agota en el envío de palomas mensajeras para que el priista malquerido ponga fecha para el casorio. Su nombre: Carlos Joaquín González.

Si acaso tienen alguna posibilidad de triunfo en la pelea por la silla colosal, deben atender el resto de las posiciones que ya son disputadas, como las presidencias municipales y diputaciones locales. Pero es evidente su abandono de plaza porque contadas figuras salen a flote, incluyendo a la panista Perla Tun Pech en Cozumel y al perredista Domingo Flota Castillo en José María Morelos.

Vamos, hasta el PT salvado del infierno sigue trabajando con determinación a nivel de patio para consolidarse en Bacalar, y en esta ocasión se perfila el competitivo Mauricio Morales Beiza como carta que quizá enfrente al priista Omar Escalante Muza –Tesorero en el Ayuntamiento–, ya que el diputado local Juan Manuel Herrera (PRI) pierde hasta con sus vecinos porque lo conocen muy bien. 

PAN, PRD y Morena no son firmes retadores en la mayor parte de las posiciones, como ocurre en la capital del estado donde marcha como amplio favorito el futuro candidato del PRI: Pedro Flota Alcocer, aunque en política todo está escrito en la arena. Pero de todos modos el PRI triunfa con cualquier candidato porque la oposición evita esfuerzos necesarios cuando está convencida de que el triunfo lo tiene garantizado el partido que con el aval de las urnas desde 1975 ha ocupado sillas como la municipal capitalina, con cabecera en Chetumal.

Y el candidato a la presidencia municipal sabe en el fondo del alma que puede tener boleto seguro para la regiduría plurinominal, en calidad de arrimado porque el alcalde todo lo decide por sus pistolas, secundado por sus regidores que a todo dicen “si, mi señor”.

El PAN tuvo que aparecer desde hace meses en la capital del estado para deslizar dos o tres cartas inquietantes que obliguen al PRI a preocuparse por lo que pasa fuera de sus filas. Pero la pereza del panismo chetumaleño y su nulo liderazgo le permiten al PRI abrir al máximo el abanico, aunque el diputado mayor Pedro Flota esté perfilado para relevar a Eduardo Espinosa Abuxapqui.

El PAN ha ido perdiendo figuras valiosas, como Wadi Amar Shabshab y José Hadad Estéfano, quienes defendieron los principios de su partido a diferencia de aquellos que defienden otros valores, pero en la nómina.

Wadi y Hadad abandonaron al PAN desilusionados por el rumbo servil que tomó este partido que copió las mañas del PRI, atentando contra la historia que en todos los frentes forjaron hombres y mujeres de otras dimensiones, puritanos y repletos de autoridad moral dando la espalda al banquete de corrupción de un priismo que ahora les da trato de lacayos a los nuevos panistas arrodillados y temblorosos ante el “poderoso caballero es don Dinero”.

El PAN chetumaleño dejó pasar todos los asuntos callejeros que eran de su incumbencia, desperdiciando la oportunidad de fortalecerse a nivel masivo. Porque deben comprender que la batalla electoral no inicia con el calendario oficial definido por el INE o IEQROO, sino que tiene su punto de partida al día siguiente de los comicios federales o locales, ganen o pierdan.

El PRD está mucho peor en el municipio capitalino, ya que en un descuido tiene más militantes Carlos Mario Villanueva Tenorio con su partido pigmeo Encuentro Social. Esto es imperdonable porque el PRD fue en el sur de Quintana Roo una fuerza muy desafiante que en plena decadencia llegó a arrebatarle al PRI un distrito de Othón P. Blanco en los comicios fuera de temporada de 2010, llevando como candidata a Jacqueline Estrada Peña.

El nuevo campo de batalla virtual

Las redes sociales se han consolidado en este proceso electoral como la nueva zona de esgrima donde todo cabe y todo vale, ya que unos injurian y tiran a matar, mientras otros defienden y alaban para que el mundo sea testigo de su devoción religiosa al santo patrono que sana todas las miserias.

En 2010 ya estaba en marcha este ramillete de plataformas, pero 2016 las tiene muy desarrolladas: Facebook, Twitter, Youtube y Wathsapp. Esta última cuenta con grupos donde se hace propaganda, rociada también por información de primera mano muy valiosa.

Facebook predomina como la red social por excelencia, siendo el campo de batalla donde se intenta herir con estilete, siendo estos agresores libros abiertos al demostrar el cariño hacia su favorito a la gubernatura.

Todos los aspirantes a la gubernatura se han trepado a esta locomotora universal, cuyas bondades son mayores al compararlas con la metralla de insultos y leperadas, ya que no hay que omitir a ciertos medios de comunicación que no ponen barreras a los comentarios que vomitan muchos resentidos con su existencia, ofendiendo desde el anonimato a damas y caballeros metidos en la política.

En las redes sociales se da vuelo al nerviosismo, ya que muchos rezan y se encomiendan a sus santos para que su favorito sea el próximo gobernador. Y estos días son de actividad incesante para miles de quintanarroenses, ya que son seis años de buena o mala suerte y esto no es cosa menor. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios