|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El vergonzoso enfrentamiento entre la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la PGR con la Policía Federal no tiene precedente: ningún desgreñadero así ha ocurrido entre instituciones de un mismo gobierno, ni lesionado tanto su imagen.

La semana pasada, en El asalto a la razón de MILENIO Tv, Felipe Calderón aceptó que durante su Presidencia hizo falta un coordinador eficaz, tanto para la interlocución con agencias extranjeras como para resolver pleitos interinstitucionales.

Palabras más, palabras menos, dijo que tal es la tarea de los secretarios de Gobernación, y lamentó haber perdido (de los cuatro que ha tenido) a sus mejores dos (Juan Camilo Mouriño y Francisco Blake Mora, ambos en accidentes aéreos).

Comprensible su explicación y comprensible que él no jugara ese papel.

Una semana después de la balacera en Tres Marías, los secretarios de Marina y Gobernación sabían ya lo que pasó y afirmaron que “se cometieron errores, no hubo intención”, y que todo fue “una confusión”.

La subprocuraduría, sin embargo, descubrió un deliberado “intento de homicidio”
 

Cargando siguiente noticia