21 de Noviembre de 2018

Opinión

La 'primavera azul' (2)

Y cuando abrí la boca para respirar me aventó adentro una pastilla de azul que tragué con un sorbo de mi chela.

Compartir en Facebook La 'primavera azul' (2)Compartir en Twiiter La 'primavera azul' (2)

Todo empezó cuando mi esposa comentó que no me sentía. A pesar de sus caricias fui incapaz de mantener una erección satisfactoria para el acto sexual y fuimos distanciando los encuentros hasta suspenderlos. Ella es cariñosa y comprensiva, y yo con la vergüenza de no corresponderle.

A cambio gané tiempo para disfrutar mis deportes favoritos y el dominó de los jueves con los amigos. Pero le platico, don Roberto: Hace unos días al llegar a casa por la noche mi esposa lucía un vestido corto con generoso escote.

Me dio un beso sabrosón y me aclaró que “tenía ganas”. Al no verme animado me preguntó qué pasaba y dije estar cansado por la chamba. Ella, siempre amable, fue al refrigerador, abrió una cerveza y la puso en mis manos.

Acto seguido, con delicadeza, apretó mi nariz con sus dedos índice y pulgar, y cuando abrí la boca para respirar me aventó adentro una pastilla de azul que tragué con un sorbo de mi chela. Y la escuché decir: Toma tu cerveza con calma, querido. Me voy a preparar y te espero en media hora en el cuarto. “Ya veremos si no te funciona” y se alejó comentando algo de la “primavera del viagra”. 

Conozco su sexualidad y me esmero en complacerla y después del lapso pactado ahí estaba, con tamaño y dureza, comenzando la faena con buena intención, pero esos diez minutos de intercambio me fueron eternos.

Desfigurado por la pésima condición física y el abultado abdomen terminé con un maldito calambre en la pierna derecha. Pero no soy tonto y me di cuenta que mi esposa está decidida a perseverar cuando encontré una caja de viagra en el botiquín del baño.

¿Y sabe qué don Roberto?, no se vale. Tan a gusto que estaba sobrellevando la andropausia con dignidad y ahora, por obra y gracia del Sildenafil, mi mujer cree que puede disponer de mi cuando le plazca, y ni modo de decirle que no me gusta.

Además, ahora que venció la patente de Pfizer el viagra va costar diez pesos y ya puede imaginar cómo nos van a mangonear. Por eso es conveniente  aclarar  de una vez cómo va estar el asunto.

Por eso lo invito a unirse a la red social de oprimidos que está enviando fuertes mensajes a las farmacéuticas productoras acusándolas de discriminación y homofobia, por privilegiar el derecho de la mujer a medicarnos cuando se les pegue la gana. Y le digo algo. Ya es viral.  Vaya bien.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios