20 de Septiembre de 2018

Opinión

La rueda de prensa

Las críticas feroces de los priistas a Felipe Calderón por su manera de enfrentar al crimen organizado se topan ahora con la realidad.

Compartir en Facebook La rueda de prensa Compartir en Twiiter La rueda de prensa

En todo tipo de relaciones es de sobra conocido el dicho: “La vida es una rueda de la fortuna, a veces estás arriba, a veces estás abajo”. Esta frase es una amenaza que revela un profundo deseo de venganza, un ánimo de revancha para que el mal se cumpla en quien ahora goza y se divierte en la parte de arriba de la rueda.

En política, se tenga ese deseo o no, lo cierto es que todo se paga. No hay manera de escabullirse, se paga hasta el último centavo. Es una actividad en la que todo se regresa, es un bumerán que se disfruta al lanzar pero que se ignora el momento en que regresará. Pero regresa, siempre regresa.

El gobierno de Peña Nieto lo vive ahora. El paso firme con el que comenzaron se antoja ahora un tambaleante caminar, la firmeza con que la emprendieron contra la maestra Gordillo se ha convertido ahora en un manto protector de Romero Deschamps, sus vaticinios sobre la llegada de montones de inversión extranjera se han vuelto una pausa que no se sabe cuándo termine, su espíritu reformista se ha convertido en una anarquía legislativa en la que se atoran todas las leyes secundarias, el Pacto por México, innegable herramienta de consenso y de apabullamiento de la oposición, se ha tornado en una trampa de la que ya todos quieren salir pero nadie se atreve.

Los mismo pasa con otras cuestiones. Las críticas feroces de los priistas a Felipe Calderón por su manera de enfrentar al crimen organizado se topan ahora con la realidad. El estudioso de seguridad Eduardo Guerrero ha dado las cifras de violencia del mes de julio, el más violento desde que Peña asumió el poder. 

El PRI como oposición le apostó a darle poquito a los gobiernos del PAN. Reformas “chiquitas” fue la norma con el priismo como oposición. Si hubiesen tenido un poco más de visión y generosidad con el país antes, ahora disfrutarían los recursos de las inversiones y no el padecimiento inacabable de las negociaciones. Así es la rueda de la fortuna.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios