24 de Septiembre de 2018

Opinión

La sociedad tiene su propia voz

Coparmex no representa a todo el sector empresarial mexicano. Este sindicato está formado únicamente por personas asociadas.

Compartir en Facebook La sociedad tiene su propia vozCompartir en Twiiter La sociedad tiene su propia voz

Me parece que quien utiliza la palabra “empresario” de manera genérica, manoseando el término para lanzar diatribas contra esta importante actividad, como si todos los empresarios fuéramos iguales, refleja  ignorancia y pobreza de discurso.

Coparmex no representa a todo el sector empresarial mexicano. Este sindicato está formado únicamente por personas asociadas, con libre voluntad y que convienen en los principios y valores que son su sustancia, aportando los recursos necesarios para la obtención de sus fines.

En el caso que nos compete, el Centro Empresarial de Mérida cuenta con más de quinientos socios, de los cuales el noventa y ocho por ciento son pequeñas y medianas empresas.

Es razonable que toda instancia formada por individuos tenga áreas de oportunidad y sea perfectible. En este caso, los socios  representados por el consejo tienen la manera y condición para hacer propuestas conforme a los tiempos y formatos convenidos en las reuniones mensuales y asamblea general.

Lo verdaderamente  trascendente es que la sociedad se siente representada por las instancias que exponen públicamente con valentía  sus puntos de vista y apreciaciones sobre aspectos del bien común.  Es apreciable la coincidencia.

Por eso la manifiesta credibilidad y aceptación que los ciudadanos dispensan a organizaciones ciudadanas comprometidas, especialmente a la Coparmex, puede producir confusión como para afirmar que ésta habla por la sociedad.

La transición política actual de este país ha logrado que una parte de la comunidad reconozca la forma y fondo del mensaje para hacer suyos los reclamos y opiniones que claramente emite este respetado sindicato empresarial. 

En tanto exista distorsión del discurso entre el deber y el hacer de cualquier persona que viva del erario, los mexicanos compartirán con este centro empresarial la misma voz y conciencia, haciendo causa común.

Quien quiera hacer apreciaciones de lo que no conoce desde el comodino refugio de su salario quincenal,  puesto en la administración pública o partido político,  tendrá que hacer una reflexión profunda antes de enunciar sentencias equívocas, producto las más de las veces del desconocimiento que implica ver los toros desde la barrera sin haber tomado, tal vez, un capote en la vida. Vaya bien.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios