21 de Agosto de 2018

Opinión

La tortura sexual método de confesiones del sistema judicial

La policía y las fuerzas armadas someten a menudo a las mujeres a torturas...

Compartir en Facebook La tortura sexual método de confesiones del sistema judicialCompartir en Twiiter La tortura sexual método de confesiones del sistema judicial

La policía y las fuerzas armadas someten a menudo a las mujeres a torturas, incluida la violencia sexual, para obtener confesiones durante el arresto. Los casos de estas mujeres dibujan un cuadro absolutamente escandaloso que refleja el nivel de tortura que sufren las mujeres en México.

La tortura sexual hacia las mujeres es una forma de tortura basada en la discriminación por razón de género, en la que se violenta el cuerpo y la libertad de las mujeres, por medio de agresiones sexuales que pueden incluir violación, introducción de objetos, agresiones físicas en las partes más íntimas, se denuncia la violencia sexual como forma de tortura ejercida por elementos de seguridad del Estado; reconocida como tal por el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas y diversos tribunales regionales de derechos humanos como la Corte Interamericana.

Según el documento "Sobrevivir a la muerte. Tortura de Mujeres por policías y Fuerzas Armadas en México", la impunidad es la regla y muy pocos de los casos denunciados llegan a ser investigados. "La respuesta de las autoridades a estas violaciones de derechos humanos ha sido sumamente desalentadora". "La tortura y otros malos tratos continúan, y sus autores gozan de una impunidad casi absoluta. Los hechos se remontan a distintos años, la mayoría a partir de 2011.Los casos de estas mujeres dibujan un cuadro absolutamente escandaloso que refleja el nivel de tortura que sufren las mujeres en México". 

El nuevo sistema de Justicia penal, puesto en marcha el 18 de junio con juicios orales y públicos, elimina la confesión como medio de prueba, a menos que se haga ante un juez. La tortura sexual ha sido "una práctica habitual" en medio de la lucha contra el crimen organizado para aumentar el número de detenciones. Las víctimas son en general mujeres jóvenes de estratos bajos. El informe recoge casos como el de Mónica Esparza, que tenía 26 años cuando fue violada por policías municipales de la ciudad de Torreón, en el norte de México, supuestamente ante la mirada de soldados.

La violación fue confirmada por expertos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Según su testimonio, sufrió los abusos delante de su esposo y de su hermano, que también fueron golpeados y torturados, después de ser detenidos en 2013, mientras eran interrogados. "Seis policías la violaron uno detrás de otro"" Los policías municipales aplicaron descargas eléctricas a Mónica en los genitales y las piernas. Tan solo siete soldados fueron juzgados por violación en 2012 y 2013 por tribunales castrenses y, entre 2010 y 2015, ningún miembro del Ejército fue suspendido por delitos sexuales.

En abril, después de la difusión de un vídeo donde se veía a militares y policías torturar con una bolsa en la cabeza a una mujer, fueron detenidos cinco agentes. El secretario de Defensa, el general Salvador Cienfuegos, encabezó, ante 30.000 soldados, un inédito acto de disculpas. Sin embargo, "una disculpa no basta para que el Estado cumpla con su obligación de abordar la crisis de derechos humanos a la que se enfrenta México".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios