21 de Abril de 2018

Opinión

Las cosas van muy bien en el municipio

En este municipio del sur de Quintana Roo las cuentas son óptimas, envidiables si tomamos en cuenta el estado de desastre en el que otros permanecen inmersos...

Compartir en Facebook Las cosas van muy bien en el municipioCompartir en Twiiter Las cosas van muy bien en el municipio

 

En este municipio del sur de Quintana Roo las cuentas son óptimas, envidiables si tomamos en cuenta el estado de desastre en el que otros permanecen inmersos, por la irresponsabilidad de sus autoridades que se concentraron en el disfrute de una bonanza financiera alimentada por deudas sistemáticas, hasta que reventó la cuerda.
 
Aquí el presidente municipal tiene una formación que lo faculta para llevar las riendas del Ayuntamiento cercano a Chetumal, cuyas finanzas son sanas y sin adeudos. Y lo más asombroso en estos tiempos de vacas esqueléticas: hacen bacheo de calles, apoyan a la población en la medida de sus posibilidades y el alcalde tiene muy buena imagen.
 
Este presidente municipal tiene la sombra de su padre, un hombre muy querido en el sur que tuvo un trágico fin, al ser “ejecutado”. Y su hijo como diputado local inició su carrera política, hasta tomar las riendas de este municipio con grandes atractivos turísticos e incluso arqueológicos.
 
El nuevo municipio de Bacalar se mantiene a flote con Francisco Flota Medrano, quien decidió mantenerse al margen del proceso que ha desatado pasiones, ya que por vez primera los habitantes de la nueva demarcación acudirán a las urnas.
 
Tuve la oportunidad de dialogar este domingo con dos políticos de Bacalar, quienes no ocultaron su satisfacción por haber tomado las riendas de su destino, muy a tiempo para su fortuna.
 
Contemplar la situación del “sálvese quien pueda” que enfrenta el Ayuntamiento de Othón P. Blanco refuerza su convicción de que el nacimiento del décimo municipio equivalió a perder el boleto para abordar el Titanic.
 
De hecho, consideré precipitado el nacimiento de este municipio, pero el estado de cosas me ha desmentido, ya que si Bacalar formase parte de Othón P. Blanco ya habrían empeñado hasta el Fuerte de San Felipe de Bacalar, o dado en prenda el cenote azul o los colores de la laguna.
 
Sin que sea algo del otro mundo, la situación de Bacalar es un oasis tomando en cuenta el grado de destrozos en gran parte de los municipios, cuyo margen de maniobra ha disminuido a su mínima expresión, a tal grado que hasta la alimentación de los animales del zoológico de Chetumal es un buen deseo, casi un sueño. 
 
Para relevar a Francisco Flota Medrano hay dos fuertes aspirantes: el diputado local José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez y Jorge Calderón Franco, dirigente del PRI en ese municipio, donde la grilla es la principal ocupación, tal como ocurre en Felipe Carrillo Puerto.
 
Jorge Calderón Franco le está metiendo presión al “Chepe” Contreras, quien ha venido de más a menos por sus limitantes políticas. Pero también anda muy acelerado Juan Manuel Herrera, quien anduvo regalando calendarios a fin de año, intentando resucitar las “redes amigas” de su protector, Eduardo Ovando Martínez.
 
Las encuestas van a ser la herramienta primordial de la que echará mano el PRI para la selección de candidatos, para enviar a la guerra a sus mejores elementos, a diferencia de lo que hizo en el proceso de 2010, cuando fue obligado a postular a verdaderos manjares para la oposición en alcaldías y diputaciones.
 
Una irritación contenida 
 
La cuesta de enero ha sido muy empinada para muchos, pero para los empleados de confianza del Ayuntamiento capitalino ha sido una pesadilla, por la entrega pendiente de sus compensaciones.
 
Cuando se impacta en el bolsillo del trabajador las cosas se ponen color de hormiga para la autoridad, por lo que no hay que perder de vista el caso de los cientos de trabajadores que han sido colocados contra la pared por la crisis extrema del Ayuntamiento.
 
La capacidad de resistencia del trabajador tiene un límite y regularmente no hay punto de retorno. Y vaya que se ha exprimido al máximo la tolerancia de los empleados, castigados como nunca en la historia, sembrando una bomba de tiempo que puede ser devastadora.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios