24 de Septiembre de 2018

Opinión

Las demandas del Politécnico, entre libertad y libertinaje

Desde el primer planteamiento de una nueva sociedad con derechos plenos durante la Revolución Francesa de 1789...

Compartir en Facebook Las demandas del Politécnico, entre libertad y libertinajeCompartir en Twiiter Las demandas del Politécnico, entre libertad y libertinaje

Desde el primer planteamiento de una nueva sociedad con derechos plenos durante la Revolución Francesa de 1789, se erigió como base de este nuevo estatus la disciplina y la responsabilidad de la sociedad en conjunto como garante de la libertad. Una libertad total bien podría ser entendida como la permisibilidad de balearnos al vecino que no nos deja dormir con música o hacer el sexo en plena calle a las 12 del día. Hay pautas que rigen la convivencia de una sociedad y éstas están basadas sobre todo en la ética del individuo como ente social. La libertad y el ejercicio de ésta es un regalo que nuestro conjunto de conciudadanos nos hemos regalado entre nosotros mismos y su uso es a discreción de cada uno y en base a las leyes y a la convivencia.

No considero que sea un auténtico ejercicio de la libertad en madurez lo que están haciendo los alumnos del Instituto Politécnico Nacional. Se me hace un abuso de confianza con las autoridades. Independientemente de ver a un mozalbete hablarle de tú y con petulancia al mismísimo Secretario de Gobernación, me parece que este nuevo “movimiento” es una nueva excusa para faltar a clases (ojo: las clases que les pagamos todos con nuestros sudados impuestos, no son gratis, usted y yo se las pagamos). El gobierno en turno de México y la sociedad en conjunto tienen una herida que no sana y que les causa mucho pesar: la masacre del 68. Desde este fatídico hecho, el Gobierno Federal tiene una actitud muy tibia y servil con el sector estudiantil, esto es fatal para la convivencia y estamos viendo a un gobierno bajar la cabeza ante gente haragana para que nadie le diga que “…estás haciendo lo mismo que aquellos…”. 

Ya basta de ponerle el sombrero de Echeverría o Díaz Ordaz a todo el mundo. Hay veces que hay que recordarle a la sociedad que los derechos no son infinitos (como el ejemplo de balearse al vecino) y que la sociedad no tiene por qué ceder a todas las demandas de una fracción de ésta. Y este correctivo no se puede aplicar por la tara de Tlatelolco. Tuve la fortuna de estudiar en una universidad privada donde las asociaciones estudiantiles de corte político o de fuerza estaban terminantemente proscritas, siempre hubo paz y tuve una carrera donde todos los días hubo clases (aunque me fuera de pinta a Xochimilco). No sé por qué no hay la misma norma en el IPN y en la UNAM, no son privadas, pero no son gratis, el Gobierno y la sociedad las pagan y no es justo que le paguemos la escuela a quienes no estudian o la usan para otros fines.

PS: Excelente noticia el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz a Malala Yousafzai, la niña paquistaní que fue baleada en la cabeza por los animales de los talibanes por ir a la escuela y negarse a obedecer sus cretinas instrucciones. Bravo por la princesa de la libertad y de la dignidad. Felicidades Malala, bien merecido…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios